Uno de los mayores acontecimientos de la Guerra de Independencia fue la famosa reunión de La Mejorana el 5 de mayo de 1895, entre los tres principales jefes de la contienda: José Martí, Antonio Maceo y Máximo Gómez. Acerca de este suceso le invito a conocer hoy. Mantenga la sintonía.

El encuentro entre José Martí, Antonio Maceo y Máximo Gómez tuvo lugar en la casa de Germán Álvarez, administrador de la colonia de cañas del antiguo ingenio de La Mejorana, donde Maceo le había dado cita a Gómez y Martí, respondiendo al reclamo del Maestro de la necesidad de una reunión para acordar trascendentales temas referentes a la guerra.

Pese a todas las versiones que existen sobre aquella reunión importantísima, el testimonio de Martí sigue siendo el más completo. Las anotaciones que hizo el Apóstol el propio día 5 de mayo reflejan que fue una reunión tensa, donde no faltaron las discrepancias. Muchas molestias de largo guardadas, especialmente entre el Titán y el Apóstol, salieron a la luz en la reunión.

Uno de los temas discutidos en la reunión de La Mejorana fue el establecimiento de una estructura de gobierno que viabilizara la guerra. Al respecto, Maceo defendía una estructura militar que dirigiera las operaciones bélicas. En el Titán de Bronce se hallaban muy frescas las profundas discrepancias entre militares y civiles, y el daño que había hecho a la contienda iniciada en 1868 por Carlos Manuel de Céspedes.

Maceo consideraba que primero había que ganarle la guerra a España antes de pensar en la existencia de un gobierno civil en plena manigua. Martí discrepaba, pues aspiraba a un equilibrio de poderes.

El Generalísimo apoyó las ideas del Delegado. A pesar de las discrepancias por haber convocado Martí y Gómez a una Asamblea de Delegados para formar gobierno, Maceo terminó subordinando su criterio al punto de vista de estos y se declaró partidario de enviar cuatro delegados por la provincia de Oriente.

La reunión de La Mejorana no terminó en buenos términos. Gómez refirió el estado de ánimo apesadumbrado con que se despidieron de Maceo, y el dolor que le causaba la reacción del General santiaguero. Sin embargo, al otro día, el héroe oriental supo lavar muy bien el desaire ocasionado al Generalísimo y al Delegado del Partido Revolucionario Cubano, pues invitó a ambos a visitar su campamento y los presentó a la tropa, para ofrecerles de alguna manera sus disculpas.

Fue la reunión de la Mejorana la primera y última que tuvieron los tres principales jefes de la guerra en los campos de Cuba insurrecta. Martí caería en combate 14 días después, el 19 de mayo, en Dos Ríos. Sin embargo, La Mejorana fue un encuentro histórico en el que, a pesar de las discrepancias, quedó demostrado el interés supremo de todos los presentes en ese ingenio el 5 de mayo: la independencia absoluta de Cuba.

Adian Acevedo González
Últimas entradas de Adian Acevedo González (ver todo)