Con el establecimiento de la República Neocolonial en Cuba aumentaron las inversiones de capitales estadounidenses en la Isla.

Por: Lic. Alejandro Batista.

La Compañía Cluett Peabody of Cuba y The Fleischmann Company, fueron de las primeras en establecerse en San Antonio de los Baños, aunque no fueron las únicas. Comenzaba así la larga historia de la presencia norteamericana en la economía cubana.

En 1908 se instaló en San Antonio de los Baños la fábrica de tabacos Henry Clay and Bock Company, conocida como El Trust. Propiedad de la compañía norteamericana Havana Comercial Company, funcionó como tabaquería, escogida y despalillo, ocupando la mayor fuerza de trabajo de la localidad, con más de 1200 empleados. En 1906 el acueducto de la ciudad pasó a manos de la Compañía Cubana de Acueductos y poco tiempo después fue adquirida para su explotación por la Lake Ariguanabo Company, firma que también operaba la Planta Eléctrica.

El 8 de febrero de 1921 la fuente de abasto de agua pasó a manos del norteamericano Dayton Hedyes. Otra inversión yanqui fue el taller de Smith y Compañía, conocido como El Pulguero, que repartía manufacturas a domicilio. En 1913 las esferas de influencia norteamericana se extendieron al sistema telefónico. En la década del 40, con la construcción de la Base Aérea, la Compañía Telefónica de La Habana llegó a tener 200 posiciones en San Antonio. El sistema automático se introdujo en 1958, con un equipo Relay Master de 5 dígitos para 350 líneas. La Compañía Cluett Peabody of Cuba, dueña de la fábrica de camisas, dio empleo a cientos de obreros.

Antigua fábrica de levadura Fleischmann, en San Antonio de los Baños, La Habana.
Antigua fábrica de levadura Fleischmann, en San Antonio de los Baños, La Habana.

Joseph M. Elías nació en los Estados Unidos y establecido en la Isla se casó con la cubana Isabel Elías, procreando 2 hijas: Gloria Isabel y Diana María. Fue uno de los ejecutivos estadounidenses residentes más antiguos en Cuba, muy conocido en los círculos empresariales, corporativos y sociales. Se desempeñó como ejecutivo de filial estadounidense en una fábrica de levadura y en el comercio de alimentos. Era el vicepresidente a cargo de la representación cubana de la Pan American Standard Brands. Esa compañía yanqui era propietaria de una fábrica de levaduras marca Fleischmann y del flan marca Royal.

 The Fleischmann Company estableció su industria en San Antonio de los Baños cuando Eduardo Rivero Alba ocupaba la Alcaldía Municipal. Joseph M. Elías desempeñaba el cargo en la Fleischmann desde 1925 y en 1928 fundó la fábrica. La firma se estableció en Cuba en 1898 bajo la representación de Agustín Estévez, a quien en breve tiempo sustituyó. En el año 1936 presidió la Asociación Nacional de Industriales de Cuba. Este magnate de la economía cubana durante la primera mitad del siglo XX, residía en la finca Santa María, ubicada en el kilómetro 3 de la carretera de Bauta a Playa Baracoa. Su fortuna estaba considerada en el cuarto lugar de los propietarios de Cuba en el año 1958.

Cuando en 1926 el señor Jesús Álvarez Mosquera instaló en San Antonio su Fábrica de Condimentos y Colorantes, el progreso de la Villa recibió un notable impulso. Fue la primera y única de su clase establecida en la ciudad. Situada en la calle Guillermón número 1, hoy calle 45, estaba provista de maquinarias e implementos modernos. Contaba con amplios y bien organizados departamentos de envases de sus productos y embalajes para las exportaciones. Poseía un laboratorio para el análisis de los productos y para la transformación y creación de materias primas. La calidad y pureza de los productos Mosquera brindaban confianza y garantía al público consumidor. Colorantes alimenticios y para creyones de labio y cosméticos se expendían en todo el territorio nacional y en países de Centro y Sur América.

La Fábrica de Condimentos y Colorantes Mosquera producía, entre otros, los condimentos Pimentón Potro. A este producto se debe que las personas sigan denominando al lugar donde estuvo enclavada la fábrica como El Potro. Su dueño era natural de España y ciudadano cubano. Activo y diligente hombre de negocios, gozaba de buena reputación industrial. El 28 de diciembre de 1934 Jesús Álvarez Mosquera contrajo matrimonio con Romelia Seprien Cernuda, de cuya unión nació su único hijo nombrado Jesús Álvarez Seprien.

FUENTE: Fichas en poder del autor.

Master2020
Últimas entradas de Master2020 (ver todo)