El sábado 5 de marzo de 1960, cuando cientos de cubanos lloraban la pérdida de algún ser querido a causa de la explosión del vapor La Coubre y acompañaban sus honras fúnebres, el entonces Primer Ministro, Fidel Castro Ruz, pronunció las palabras de despedida del duelo a estas víctimas del terrorismo del gobierno de Estados Unidos.

Por primera vez, se escuchó la consigna ¡Patria o Muerte! Tal fue la indignación ante tan detestable acontecimiento que impulsó a nuestro líder a pronunciar la frase que sin dudas, desde ese entonces identifica a los cubanos en cualquier escenario dentro y fuera de Cuba.

A pocos metros del portón del cementerio, la cama de una rastra aparcada en la esquina de 23 y 12, sirvió de tribuna improvisada desde donde Fidel, en medio de un extraordinario silencio, expresó las palabras de despedida del duelo.

Allí recordó los detalles de los hechos ocurridos. Argumentó la imposibilidad de un accidente y la confirmación de tratarse de que la explosión del vapor La Coubre fue un acto terrorista.

Según testimonios de la época, algunos de los que acudieron a socorrer a los primeros heridos sobrevivieron y como resultado de los estallidos perdieron la vida 101 personas, entre ellas, seis marinos franceses y ocho obreros portuarios españoles. Alrededor de 400 personas resultaron lesionadas o incapacitadas de por vida. Los daños materiales se contabilizaron en más de diecisiete millones de dólares.

Durante su discurso Fidel indignado añadió: “¡Cueste lo que cueste, vencerá nuestro pueblo! Porque sus hijos lo defenderán, porque sus hijos tienen el valor, el patriotismo y la unión que en una hora como esta se necesita, porque sus hijos han dicho: ¡Patria o Muerte! Y han dicho ¡Patria o Muerte!, porque esa es la consigna de cada cubano. Para cada uno de nosotros, individualmente, la consigna es: ¡Patria o Muerte!, pero para el pueblo, que a la larga saldrá victorioso, la consigna es: ¡Venceremos!”.

Desde ese entonces, todos los discursos de Fidel concluyeron con esta frase que encierra el aliento de todos los cubanos de defender la soberanía ante las amenazas y hechos criminales constantes que tantas vidas han arrebatado en Cuba.