Artemisa Cuba.- Alguna que otra lágrima corrió en la Casa de la Música de Artemisa cuando un niño con necesidades educativas especiales bailó junto a Palmiro, el títere gigante protagonista del espectáculo »Fantasía», de la Compañía de Teatro Los Cuenteros.

El encuentro pactado fue a propósito de la segunda edición del «Festival Artemisa Mestiza». Allí estaban los titiriteros ariguanabenses, en el salón «Un montón de estrellas» iluminando el firmamento de los niños que acudieron a la función, entre ellos, alumnos de la escuela especial Enrique Hart, de Artemisa.

Si usted hubiese estado allí, entendería que son pocos los adjetivos para describir la complicidad entre titiriteros y público, cuando se trata de la Compañía Los Cuenteros que este 2023 arriba a sus 24 años.

Y aunque estos actores están acostumbrados al cariño sincero del público artemiseño, la jornada de este sábado fue especial, porque los niños «especiales» se abalanzaron sobre el muñeco y llegaron los asombros ante la majestuosidad de Palmiro, primer títere de su tipo en Cuba y en Latinoamérica. Llegaron también los besos, los abrazos y las risas. Llegaron los deseos de bailar y de buscar desde la Fantasía, el sombrero de yarey.

Las manos de los que acostumbran a calzar títeres, esta vez en la Casa de la Música de Artemisa, se entrelazaron con las de los niños y sus padres. Se sintió entonces esa satisfacción que únicamente emana del teatro.

El trío perfecto actor-títere-público logró cambiar el color de la mañana, tal vez el color del día y de los corazones de los que allí, gracias al teatro, olvidaron las piedras del camino.

Foto del avatar

Por Adian