Planificar nuestra felicidad

La planificación familiar es el derecho que las parejas e individuos tienen de decidir -responsable, libre y voluntariamente- el número de hijos que quiere tener y cuándo tenerlos.  También la planificación familiar se refiere habitualmente al conjunto de prácticas que al ser utilizadas por una mujer, un hombre o una pareja de potenciales progenitores orientados básicamente al control de la reproducción, mediante el uso de métodos anticonceptivos en la práctica del acto sexual. 

El control o planificación familiar puede tener como objetivo engendrar o no descendientes y, en su caso, decidir sobre el número de hijos, el momento y las circunstancias sociales, económicas y personales en las que se desea tenerlos.

También se incluye, dentro de la planificación familiar, la educación de la sexualidad, la prevención y tratamiento de las infecciones de transmisión sexual, el asesoramiento antes de la fecundación durante el embarazo y el parto, así como el tratamiento de la infertilidad, mediante técnicas de reproducción asistida como la fecundación in vitro. 

Los servicios de planificación se definen como el conjunto de prestaciones ofrecidas por profesionales sanitarios especializados que incluyen actividades y prácticas educativas, preventivas, médicas y sociales que permiten a los individuos, incluidos menores, determinar libremente el número de hijos a tener y seleccionar el medio más adecuado a sus circunstancias. La finalidad última de la planificación familiar consiste en mejorar la salud de la madre, sus hijos y la familia en general.

En nuestro país la planificación familiar está respaldada por el Sistema Nacional de Salud Pública. Cada municipio cuenta con una Consulta de Planificación Familiar que tiene como objetivo ayudar a los individuos en temas de planificación. Estas consultas inciden en la planificación no solo desde el punto de vista médico, sino también desde un punto de vista socio cultural. Educa en cuanto a la estabilidad necesaria de un individuo para la creación humana, educa sobre los medios anticonceptivos necesarios para evitar los embarazos no deseados. Orienta en tratamientos a las parejas que intentan tener un hijo y alguna patología dificulta el proceso.

Y considero que todos deberíamos asesorarnos en este tema. Saber cuándo es el momento preciso para planificar cómo queremos nuestra familia, cuándo queremos tener hijos y cómo nos preparamos para los cambios que necesariamente llegarán a nuestra vida. Cambios que, si de planificación familiar se trata influenciarán no sólo en el individuo, o la pareja, sino en todas las personas que le rodean. Visto así, creo que estaremos planificando nuestra propia felicidad.

Del autor: