Cuba asciende en el medallero con actuación histórica de la lucha

Dos títulos sumó la lucha grecorromana en la reciente jornada de los Juegos Olímpicos Tokyo 2020. Sin duda alguna, la mañana más alegre del país desde la inauguración del evento.

El primer oro de la lucha y de la delegación cubana llegó en los 60 Kg de la greco. Luis Orta venció 5-1 al doble Campeón Mundial  Kenichiro Fumita. El cubano adelantó 1-0 al japonés bien temprano en el combate al sacarlo fuera del tapiz.

La segunda unidad del antillano vino por pasividad del local, y Orta aprovechó la posición de inferioridad de su rival para poner el marcador 4-0 al término de la primera mitad. Durante el segundo periodo, Fumita descontó uno 1-4 a causa de la poca actividad del cubano pero Orta evitó la proyección e inmediatamente lo sacó del colchón para implantar el 5-1 final.

Unos minutos después, Mijaín López obtuvo el ansiado tetracampeonato Olímpico al superar al georgiano Iakobi Kajaia en los 130 Kg. El reloj marcaba 4:42 minutos cuando el pinareño obtuvo su primer punto por pasividad del europeo. En la posición de inferioridad del georgiano, Mijaín endosó el 3-0 con desbalance.

De ese modo, finalizaron los primeros tres minutos. Lopéz logró el 4-0 por apatía en ataque de Kajaia, mas prefirió seguir el trabajo de pie para no desgastarse. El 5-0 definitivo llegó cuando Mijaín sacó a su oponente del área válida. Los dos últimos minutos del combate fueron prácticamente inactivos. ¡Mijaín López consumó su cuarto metal dorado para superar al ruso Alexandr Karelin! Marcó 24 puntos en el torneo sin recibir uno en contra.

Y en otras sorpresas de la jornada El cubano Leuris Pupo concluyó con un total de 29 puntos y se proclamó subcampeón olímpico en la modalidad de tiro rápido a 25m. Con este resultado, el holguinero vuelve a estar en el podio olímpico nueve años más tarde tras colgarse el oro en Londres 2012 y se convirtió en primer cubano en alcanzar dos medallas olímpicas en esta disciplina.

Por otra parte Aunque no llegó a sus mejores marcas del año, la cubana Yaimé Pérez ganó el bronce en la final del lanzamiento del disco femenino, una prueba que consagró a la estadunidense Valarie Allman como la mejor de la temporada.

La antillana tuvo un mejor disparo de 65.72m, conseguido en la ronda de apertura, aunque luego no logró mejorarlo con sucesivos envíos de 62.16m, 63.30m y 65.20m. Sus últimas salidas al círculo terminaron en envíos nulos.

Del autor: