Idalys: de Candelaria a Tokio para hacer Historia

En dos décadas de carrera ascendente, la judoca de Candelaria, Artemisa, Idalys Ortiz, nuevamente marca un hito al ganar la medalla de plata en la categoría de los 78 kilos en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021.

La artemiseña acumula así cuatro medallas, en cuatro Juegos Olímpicos consecutivos, igualando el récord de preseas de su ídolo, la también judoca, Driulis González.

Con la conquista de la medalla de plata, afirma su posición no sólo como una leyenda del deporte de América Latina, sino como una de las judocas más condecoradas del mundo.

Su consagración ha llegado a costa de mucho sacrificio, pasión y dedicación, como le dijo al periódico Granma, antes de partir para Tokio.

Después de conquistar dos títulos panamericanos en 2007 y 2008, se convirtió en la judoca más joven en lograr una medalla olímpica en la categoría pesada, con un bronce en Pekín 2008.

Imbatible a nivel continental, Ortiz se alzó con el oro en los Juegos de Londres 2012, iniciando una racha de victorias al coronarse campeona del mundo en 2013 y 2014.

Después de ganar su segunda medalla de oro en los Juegos Panamericanos en Toronto 2015, (la primera fue en Guadalajara 2011), representó otra vez a nuestro país en los Juegos Olímpicos de Río 2016, donde obtuvo plata.

Defendió su título panamericano en Lima 2019, antes de participar en su cuarta olimpiada Tokio 2020, donde recibió la medalla de plata tras enfrentarse a la japonesa Akira Sone, en la final de la categoría de 78 kilos.

En su camino a la final, en el icónico coliseo Nippon Budokan de Tokio, Ortiz venció a Rochele Nunes de Portugal, a Shiyan Xu de China y a Romane Dicko de Francia, a quienes dominó convincentemente.

Al concluir la pelea, la morena de Candelaria ofreció declaraciones a la prensa acreditada en Tokio:

“Estoy muy feliz con mi cuarta medalla olímpica y más en estos Juegos por toda la situación que pasamos por el tema de la pandemia. Tuve poco más de dos meses de preparación y miren lo que conseguí. Desgraciadamente, muchas personas que uno estima dudaron que podía llegar hasta acá.”

Del autor: