Arte entre las artes (Parte 1)

Por: M.Sc. Alejandro Batista Martínez

La Villa del Ariguanabo se ha caracterizado históricamente por su riqueza cultural y ha sido cuna de importantes figuras, con renombre en la cultura nacional. Durante la República neocolonial, el Círculo de Artesanos continuó siendo centro de las actividades culturales del municipio.

Fue el Círculo de Artesanos sede de la primera exposición colectiva de caricatura personal en Cuba, en 1915 y tuvo como protagonistas a los ariguanabenses Manuel Alfonso Descalzo y Eduardo Abela Villarreal. En este centro además, se fundaron revistas, se promocionó el teatro y la declamación, la oratoria y se introdujo la novedad del cine. Fue prestigioso por sus bailes, con las más afamadas orquestas e intérpretes de la época. Por sus salones y teatro desfilaron importantes figuras de la cultura local y nacional como el pintor Rubén Suárez Quidiello y los escultores Teodoro Ramón Blanco, Florencio Gelabert y Rita Longa. Se propició además el paso de variadas y valiosas obras de arte, dadas las estrechas relaciones con el Círculo de Bellas Artes de La Habana.

La música desempeñó un papel importante en el desarrollo cultural. En este arte se destacaron agrupaciones, bandas y solistas como el ariguanabense Fernando Collazo, protagonista de la primera filmación sonora cubana, el corto musical Maracas y Bongó. También son de resaltar Elizardo Campos, músico y director de la Banda Municipal, y René Álvarez, director e intérprete de afamadas orquestas cubanas. Otra de las expresiones culturales de las masas lo es el repentismo, género cultivado en el territorio y en el que se destacaron José Othón López, José Calixto Marichal Negrín y Ángel Miguel Valiente Rodríguez. Para continuar juntos tras las huellas del arte, siga nuestras publicaciones sobre el tema en nuestro sitio digital www.ariguanaboradioweb.ict.cu CONTINUARÁ…

Del autor: