Choferes, llegó Soberón

Durante muchos años los oyentes de la emisora Radio Ariguanabo han escuchado el nombre de Rafael Soberón Lorenzo. Es él quien informa las rutas que salen desde San Antonio de los Baños hacia territorios vecinos; ahora limitado por la paralización del transporte intermunicipal debido a la pandemia. Revisar y autorizar la salida de cada vehículo es tarea obligada y de constante exigencia para este servidor.

Menudo, muy educado y convincente al hablar, este hombre acumula 39 años en la actual Unidad Empresarial de Base de Transporte. Confieso que antes de conocerlo esperaba a alguien serio y áspero, impresiones que uno se hace, quizás motivado por el apellido “Soberón”.

A los 67 años de edad se muestra orgulloso de formar parte de este colectivo que celebró recientemente el décimo aniversario de la constitución de la Empresa Provincial de Transporte Artemisa, el 3 de junio de 2011.

Según cuentan sus compañeros, Rafael es de los primeros en llegar, sus funciones son vitales para los conductores que inician cada itinerario. “Un despedidor de ómnibus es quien recibe al chofer por la mañana, le controla su documentación acreditativa y valora si está apta; además le hace entrega de la “banderola”, o sea, la ruta por donde él va a circular y confirma, mediante el tarjetón de salida, si puede prestar servicios a la población”, dijo Soberón con toda certeza durante el diálogo que establecimos, luego de haber sido reconocido como trabajador destacado.

“Mi primera labor fue maestro de primaria desde el año 1971 hasta 1982. No pude continuar por cuestiones médicas y comencé a trabajar en la terminal que, en aquel entonces, tenía 11 meses de fundada”, recuerda. “Al inicio era muy rústica, pequeña y con el transcurso de los años se fue ampliando, hasta que logramos incrementar rutas y vehículos de mayor densidad”.

Aunque cursó estudios de tráfico para aprender a manejar, “lo que nunca hice fue obtener la licencia de conducción para ómnibus, nunca me gustó manejar”, insistió.

Que no conocerá de su segunda casa este despedidor por excelencia. En su andar tranquilo, en su conocida oficina, en el apoyo a los jóvenes que comienzan en el mundo de la carga y el pasaje, ahí está Soberón. “Imagínate que me pasé dos años de la edad de jubilación y aún sigo”.

Estoy seguro que mientras este transportista de experiencia acumulada tenga la vitalidad que lo caracteriza, ese empeño y disposición que se ve en sus ojos, el sector del transporte en el Ariguanabo (y hasta la emisora) tendrá a alguien valioso. Este 28 de junio, en el Día del Trabajador del Transporte, llegue la felicitación a él y a todos aquellos que demuestran que a pesar de las carencias, el ingenio, esfuerzo y tesón están por encima.

Del autor:

Adián Acevedo González

Periodista y Jefe de Redacción de la Emisora Radio Ariguanabo