Metales pesados, fuente segura de toxicidad para el cuerpo humano

Sabías que en el cuerpo humano pueden acumularse metales pesados y que éstos ocasionan serios problemas de salud. Te has preguntado alguna vez cuáles son estos metales y cómo llegan hasta allí.

La utilización de metales pesados en procesos industriales genera un gran daño, no sólo al hombre sino, también al medio ambiente, por la exposición constante y la contaminación que implica su uso.

Diariamente estamos en contacto con esos metales, no sólo por medio del agua contaminada, sino en la comida que consumimos, en los productos con que nos aseamos y en la ropa que nos colocamos. Te propongo conocer un poco más sobre los metales pesados que tanto daño nos pueden provocar.

Conociendo un poco acerca de los metales pesados

Los metales pesados son componentes naturales de la tierra, pero todas las actividades de carácter industrial y comercial alteran su composición, transformándolos en contaminantes ambientales. Su descarga se incrementa por las aguas residuales e industriales no tratadas, lo que representa un alto riesgo para la salud y el medio ambiente. El riesgo de exposición de las personas a los metales pesados aumenta cada día más convirtiéndose en una amenaza continua.

La toxicidad de los metales pesados es un problema para todos. Su exposición afecta el metabolismo del cuerpo y su liberación o excreción va a depender de la presencia de antioxidantes para detener los radicales libres que se van formando. Además puede lesionar el funcionamiento de los procesos celulares.

Los metales pesados más importantes en cuestión de salud son el mercurio, el plomo, el cadmio, el níquel y el zinc. La contaminación de los alimentos por metales pesados proviene de diversas fuentes. Las más importantes son: suelos contaminados en los que se producen los alimentos, lodos residuales, fertilizantes y plaguicidas químicos empleados en la agricultura, contaminación por mercurio, algunos medicamentos, industrias y gases procedentes de la combustión de los vehículos,

El mercurio,  el arsénico y el plomo son los metales pesados que más pueden intoxicarte, aún en niveles bajos de exposición. Ellos ocupan los primeros lugares en metales tóxicos en el organismo a pesar de existir muchos más.

Mercurio 

El mercurio es el metal pesado más tóxico que existe. Se consigue en sales inorgánicas y como metal líquido.  Es un actor principal en actividades agrícolas (regadío y siembra), actividades mineras y descargas de aguas residuales industriales.

Cuando una persona se expone al  mercurio metálico se ocasiona daños que lesionan los pulmones (toxicidad pulmonar), así mismo, provoca diarreas  y disfunción renal.  También se manifiestan otros padecimientos como vómitos, náuseas, erupciones en la piel, frecuencia cardíaca alta e hipertensión. Pero no sólo lesiona el organismo en su nivel físico, sino que abarca otros aspectos.

En cuanto a las lesiones de carácter mental y emocional puede producir temblores, depresión, ansiedad y poca movilidad muscular.

El mercurio puede entrar al organismo a través del consumo de pescado y algunos animales.  Allí se van acumulando moléculas neurotóxicas como son el aspartato y el glutamato, causando mucho daño a las mitocondrias (órgano celular que proporciona la mayor parte de energía).

Plomo

El plomo es uno de los metales que más abunda en el planeta. En usos industriales ocupa el quinto lugar entre la lista de metales. Es un tóxico  muy potente, que causa mucha preocupación a los especialistas ambientales por la contaminación que ha generado grandes problemas de salud en muchas partes del mundo.

Es usado en el campo de la minería,  así como en la refinación (gasolina y hasta en la fabricación de baterías).  Además de la industria, el plomo es utilizado para pesticidas y fertilizantes en el ambiente agrícola, lo que ha inducido a que los suelos se contaminen y por ende los productos que de la tierra se generen vengan contaminados.

El plomo se ha convertido en un tóxico ambiental y ocupacional que pone en peligro la vida de las personas. Una exposición fuerte puede ocasionar: dolor de cabeza, hipertensión, dolor abdominal, fatiga, alucinaciones, disfunción renal. Las vías más comunes de exposición al plomo son los alimentos o aguas contaminadas con plomo, así como las partículas de plomo que abundan en el aire.

Arsénico

El arsénico es un metal que ocupa el primer lugar en la lista de sustancias peligrosamente tóxicas para la salud.  Su naturaleza proviene de actividades volcánicas, erosión de las rocas e incendios forestales.  Pero además de eso, otros elementos contribuyen a la contaminación que el arsénico conlleva, estos son: alimentación de animales, vidrio, cerámica, pesticidas, herbicidas,  trabajos de metalurgia.

Su entrada al cuerpo humano es a través de los alimentos, como comida de mar, arroz. Tiene un alto grado de toxicidad, la cual ha sido manifestada a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Va desde generar problemas gastrointestinales hasta desarrollar tumores cancerígenos en piel, hígado, riñón y linfomas. La exposición al arsénico tiende a causar vómitos, diarrea, náuseas, arritmias, así como enfermedades pulmonares y neurológicas. Aunado a esto produce cambios irreversibles en órganos vitales.

¿Qué consecuencias trae la intoxicación por metales pesados en el cuerpo humano y cuáles son sus síntomas?

Los metales pesados tienen una alta influencia en el organismo porque al penetrar hacen que las funciones metabólicas se vayan acumulando e interrumpan el buen funcionamiento de órganos vitales como son el corazón, el hígado, el cerebro, los riñones. Por otro lado, estos metales pesados desplazan los minerales nutricionales vitales a otros lugares en el cuerpo. Esto hace difícil que puedan realizar su función. Los metales pesados producen los radicales libres que crean el estrés oxidativo en el cuerpo, lesionando las células y provocando su degeneración y el envejecimiento prematuro de las mismas. Entre los síntomas más comunes de intoxicación por metales pesados y sus condiciones de riesgo están: anemia, ataques cardíacos, debilidad muscular para efectuar movimientos, así como aparición de la fibromialgia, demencia en los adultos, discapacidad intelectual en los niños, enfermedades autoinmunes, enfermedades renales y hepáticas, falta de concentración, dificultad para recordar eventos, fatiga crónica, insomnio, inestabilidad emocional, ansiedad y depresión, piel irritada, síndrome del intestino irritable y otros problemas digestivos, trastornos visuales y trastornos en el sistema nervioso.

¿Cómo desintoxicar el organismo de metales pesados?

Cuando se detecta intoxicación de metales pesados es porque se ha tenido una exposición a ellos.  Es importante que medicamente se tenga las pruebas para poder desintoxicarse, y para ello es necesario efectuar cambios en la alimentación, pero además es esencial transformar  el estilo de vida, y que tus sistemas funcionen adecuadamente. Me refiero al sistema digestivo,  inmunológico, circulatorio y respiratorio entre los principales. La desintoxicación de metales pesados  tiene como propósito eliminar las concentraciones acumuladas en diferentes partes del organismo como el cerebro, los riñones, el hígado, el corazón, el sistema respiratorio y el linfático.

Al desintoxicar el organismo de metales pesados liberas sustancias que dañan los principales órganos del cuerpo. Fortalece el sistema inmunológico y mejora la salud intestinal. Fortalece las condiciones de la piel. Mejora la función cognitiva y mental (atención y memoria). Protege el organismo de enfermedades autoinmunes. Reduce el daño de los radicales libres y mejora la salud del corazón.

Cómo puedes eliminar metales pesados del cuerpo

Una de las formas más importantes para desintoxicar el cuerpo de metales de pesados es realizar cambios en el régimen alimenticio y utilizar productos provenientes de la madre naturaleza. Los fitonutrientes que contienen los vegetales ofrecen efectos terapéuticos y preventivos contra los efectos de los contaminantes. Estos suplementos ayudarán a que los metales se descompongan en moléculas más pequeñas para que sean  excretadas a través de la orina, el sudor y las heces. Dentro de las alternativas naturales están los alimentos que se recomienda consumir al desintoxicar el organismo de metales pesados.

  1. Agua: El consumo constante de agua ayuda a mantener el organismo hidratado y contribuye a que las toxinas puedan ser eliminadas.
  2. Ajos y cebollas: Tanto los ajos como las cebollas son utilizados como ingredientes que mejoran el sabor a las comidas. Por su parte, el ajo es una planta medicinal cuya acción protectora ayuda a contrarrestar la toxicidad. La cebolla tiene una capacidad antioxidante que de igual forma permite desintoxicar el organismo de metales pesados como el mercurio, el plomo y el arsénico.
  3. Vegetales y frutas: Muchos vegetales y frutas contienen minerales, vitaminas, ácidos grasos, proteína y fibras necesarias para mantener el organismo en buen estado de salud. Los tomates son ricos en licopeno, hierro, selenio, calcio, vitaminas B y C además de quercetina y naringenina. Los vegetales y frutas que son ricos en vitamina C ayudan a reducir el daño tóxico causado por los metales pesados. Las frutas cítricas como limón, naranja, son recomendadas.
  4. Las bayas son ricas en vitamina C, antocianina y catequina, las uvas son ricas en vitaminas y antocianinas, el kiwi, la guayaba, la papaya y el pimentón también son excelentes para ser consumidos en el proceso de desintoxicación. Todos estos vegetales y frutas son los principales combatientes de la toxicidad de metales pesados y deberían consumirse de una forma regular. Los vegetales y frutas son importantes fuentes dietéticas de vitaminas y minerales esenciales. Pueden disminuir los riesgos de toxicidad por plomo, mercurio y arsénico. Proporcionan una gran variedad de otros nutrientes, como los fitoquímicos y las proteínas alimentarias; además tienen efectos beneficiosos para contrarrestar la toxicidad. Son una excelente opción y no tienen los efectos secundarios de exposición a terapias de desintoxicación.
  5. Caldo de vegetales: El caldo de vegetales ayuda a desintoxicar el organismo, por cuanto contienen aminoácidos que fortalecen el organismo.
  6. Especias: El orégano, tomillo, jengibre, canela, cúrcuma son especias cuyo consumo es considerado importante en el proceso de desintoxicación
  7. Hierbas: Las hierbas que tienen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes son necesarias para desintoxicar el organismo. Entre las principales están albahaca, perejil, cilantro, romero que ayudan de igual forma a reducir la acumulación de metales pesados en el organismo.
  8. Vegetales crucíferos: Los vegetales son alimentos que ayudan a desintoxicar el organismo de metales pesados. La acelga, las hojas de mostaza, la rúcula, espinaca, hojas de diente de león y brócoli entre otros contienen los fitonutrientes que el organismo requiere para poder expulsar los elementos tóxicos.
  9. Semillas de lino y semillas de chía: Tanto las semillas de lino como las de chía aportan al organismo grasas Omega-3 así como fibra. Estas pueden ayudar a reducir la inflamación y desintoxicar el organismo de los metales pesados.

Limpiar y despejar su tracto gastrointestinal de metales y toxinas, con un médico, o con chlorella, más carbón y arcilla, los cuales se unen a todas las otras toxinas son algunos de los pilares de la desintoxicación. Las hierbas como el diente de león y la vara de oro son buenas para darle un apoyo extra al hígado y a los riñones. La raíz de bardana y el diente de león ayudan a limpiar la sangre. Asegúrese de beber mucha agua para eliminar las toxinas. Recuerde, si se está desintoxicando y se siente muy mal; necesitará eliminar más toxinas de su tracto gastrointestinal y su sangre. Beba mucha agua, recuerde que la desintoxicación es un maratón, no una carrera.

La exposición a la contaminación con metales pasados la encontramos cotidianamente en muchos productos que usamos.  Son productos de aseo personal como: jabones, champús,  ropa, muebles.  Asimismo, hemos estado expuestos a sustancias químicas peligrosas que no son fácilmente observables pero que igualmente lesionan el organismo. Una de las formas de paliar la toxicidad que puede invadir nuestro organismo es el consumo de jugos desintoxicantes. Estos jugos contribuyen a que el organismo se limpie y se libere de estos metales pesados tan dañinos.

El vinagre de sidra de manzana, el  jugo de limón, así como las especias de canela, pimienta y jengibre son ingredientes claves que permitirá de manera natural  liberarse de la intoxicación de esos metales pesados.

El vinagre de sidra de manzana ayuda a limpiar el sistema linfático y el hígado. Mejora el metabolismo así como las funciones del sistema digestivo. El cilantro es una hierba que ayuda a desintoxicar el organismo. El jugo de limón ayuda a regular los niveles de pH en el organismo. Su efecto alcalino en el cuerpo, lo ayuda a desintoxicar y mejorar la función inmunológica. Tanto el jengibre como la canela y la pimienta de cayena ayudan a reducir la inflamación y ayudan a desintoxicar el organismo.

Ingredientes

Dos cucharadas de vinagre de sidra de manzana

Un vaso de agua caliente

Dos cucharadas de jugo de limón

Media cucharadita de jengibre molido

Un cuarto de cucharadita de canela

Una ramita de cilantro

Pimienta de cayena – Una pizca

¿Cómo prepararlo?

Sólo se tiene que agregar los ingredientes al agua caliente. Dejar reposar e ingerirlo.

Los metales pesados contaminan el ambiente, los alimentos, el agua y todo lo que contenga partículas metálicas. Estas partículas están inmersas en productos para el hogar, así como productos de belleza usados comúnmente por nosotras las mujeres. El consumo de alimentos y suplementos para liberar del cuerpo los metales pesados son necesarios para regenerar al organismo de fitonutrientes y aminoácidos necesarios.

 

Del autor:

Raiza Pérez Hernández

Periodista y redactora de prensa de la emisora Radio Ariguanabo de San  Antonio de los Baños