La caída como catapulta del teatro

Este 2021 Tablas Alarcos promociona el libro “La caída”, del actor, dramaturgo y actor teatral Raúl M. Bonachea. Sobre este trabajo y sus antecedentes tenemos la oportunidad de conocer en la siguiente entrevista que concediera a nuestro sitio digital el joven teatrista. Fue precisamente “La caída” la tesis de maestría de Raúl con un espectáculo teatral que tomó el escenario de la sala Raquel Revuelta en la capital de los cubanos, durante el año 2019.La caída, parte de mi tesis como dramaturgo, es un texto que obtuvo el premio Abelardo Estorino en el año 2018 y que continuó siendo más allá de un texto, también un proceso largo y de investigación dentro del teatro.

Durante este 2021 se está promocionando desde las redes sociales el libro que ya salió a la venta por Tablas Alarcos, pues las presentaciones con presencia de público fueron suspendidas por la Covid-19. Pensábamos realizar algunos encuentros en Matanzas y la situación epidemiológica lo impidió. Pero aun así el libro pronto estará listo en formato digital.

¿Qué historia cuenta La caída?

Este texto partió de una investigación sobre la muerte del mayor general Ignacio Agramonte, tesis teatral-histórica que llevó y ocupó prácticamente tres años de mi vida durante todo el proceso de investigación. En La caída se condensó la historia con el presente, en el poco espacio efímero que brinda el teatro tanto en el texto como desde la presencialidad de un espectáculo con público. El teatro, como todos sabemos, tiene un tiempo de presentación, pero detrás de ese poquito tiempo que se puede disfrutar, dígase una hora o cuarenta cuartillas en el texto escrito, hay todo un trabajo sobre nuestros procesos como nación.

Desde la fundación en Guáimaro de la República en Armas, hasta la actualidad, pudiéramos decir, casi la más cercana, como puede ser el proceso de la Constitución que llevó Cuba hace unos pocos años. En La caída, se fusiona la historia con la realidad, y no solamente de los protagonistas históricos, sino de los intérpretes, yo como personaje, los actores que me estaban rodeando, que también estábamos viviendo un momento político. Estábamos viviendo cambios en la Cuba de aquel presente tal y cual se vivió en la manigua en el 1868.

¿Cómo fue el estreno de la puesta en escena de La caída?

La puesta coincidió con el aniversario 150 de la Constituyente de Guáimaro, en su propio estreno. Además, coincidió desde el teatro, el encuentro de grandes personalidades en tiempos diferentes, en lugares diferentes pero con el mismo impulso y con la misma razón para defender a Cuba y soñar una Cuba mejor. Fue un buen estreno para ese largo proceso textual y escénico que es La caída.

 

Del autor: