Peinar canas con sonrisas

Abuela, cuéntame un cuento. Pipo, ven a jugar conmigo, vamos a recortar figuras.

Pita, que rica esta natilla que me hicisteee”, son frases que se escuchan a diario en mi hogar, pero pudieran ser comunes en el suyo, o en tantas familias donde los nietos reconocen el apoyo, el cariño y las enseñanzas que comparten sus abuelos.

 

El amor de los abuelos deja huellas en los niños, que prevalecen toda la vida, pero no solo en la primera infancia, sino en todas las etapas del desarrollo de los seres humanos, la tercera edad constituye un pilar, ese que sustenta, que aconseja, que protege.

Las personas de edad tienen los mismos derechos a la vida y a la salud que todos las demás”. Por eso la Organización de las Naciones Unidas creó una jornada para tomar conciencia del abuso y maltrato en la vejez. A nivel global, en muchas comunidades, las personas de la tercera edad sufren algún tipo de abuso.

Cuba se encuentra entre los países con mayor envejecimiento poblacional, un fenómeno que no descuidan las autoridades. Aquí se respetan sus derechos y son atendidas por diferentes sectores de la sociedad, como la Salud Pública, la asistencia social, Comercio, pero la atención diferenciada y especial debe brindarse fundamentalmente en los hogares.

Los abuelos, aún más en tiempos de pandemia, necesitan un respaldo mayor. Durante la cuarentena recién culminada en San Antonio de los Baños, ancianos que viven solos y otros con escasos recursos, recibieron la alimentación y las atenciones necesarias, por parte de mensajeros y delegados. Otros, cuando las condiciones lo permiten, pasan sus días en la Casa de los Abuelos, y reciben alimentación del Sistema de Atención a la familia, cobran su pensión mensual mediante gestores y de esta forma, no tienen que exponerse a un posible contagio.

Entre 2019 y 2030, se prevé que el número de personas de 60 años o más aumentará en un 38%, de mil millones a 1,4 mil millones, superando en número a la juventud a nivel mundial, y este crecimiento será especialmente mayor y más rápido en las regiones en vías de desarrollo.

Crear sus espacios de convivencia armónica y feliz, es prioridad. Peinar canas con sonrisas, sostener esa mano temblorosa y ser el bastón para soportar el peso de los años en sus piernas es la manera de retribuir todo lo que han hecho por la sociedad y sobre todo, por nuestras familias.

Del autor: