El 7 de junio de 1960 durante el I Congreso de la Federación Nacional de los trabajadores de Barberías y Peluquerías realizado en La Habana, la revolución cumplía poco más de un año y Fidel Castro como líder indiscutible hizo acto de presencia. Luego de agotar la generalidad de los puntos del Orden del día, Fidel realizó las conclusiones.

Al dirigirse al plenario, en ameno diálogo con los delegados e invitados aseveraba con su discurso el firme camino de la joven Revolución. El contenido de sus palabras fue contundente porque Fidel planteó con clara intención no solo la alerta, sino  además  la convocatoria  a los miembros de esa federación a que arreciaran la lid ideológica con aquellos clientes que, solapada o abiertamente osaran agredir al proceso revolucionario  o sus líderes con mentiras de corte contrarrevolucionario.

Al finalizar el discurso de clausura del I Congreso Fidel expresaba  su histórica consigna ¡Patria o Muerte! Y añadía: “pero para el pueblo, que a la larga saldrá victorioso, la consigna es ¡VENCEREMOS!”. Fidel enunciaba esta querida consigna el 4 de marzo de 1960 en la despedida del duelo de las víctimas causadas por el criminal sabotaje al vapor francés La Coubre.

Desde entonces hace ya 61 años, esas tres vibrantes palabras se convirtieron en un himno de combate que nos ha acompañado y lo hará por siempre, en diferentes instantes y escenarios, en celebraciones y actos de reafirmación. Aquí a lo largo y ancho de nuestro Caimán antillano, en advertencia y punta de lanza contra el imperialismo yanqui.

Del autor: