Marcos x Migue (II)

Marcos x Migue el dúo compuesto por el joven ariguanabense Marcos Hernández Silveiro, estudiante de la Escuela Nacional de Arte, ENA y por el habanero Miguel Galarraga Guillen, graduado del Lírico Nacional, vuelve a ser protagonista hoy en nuestro sitio digital. Le propongo esta segunda parte de una entrevista que me regalaron estos jóvenes músicos por vía whatsapp. Hoy conociendo sobre Miguel, o You Migue como se hace llamar artísticamente. Un joven músico habanero de 22 años que se enlaza al Ariguanabo con una hermosa amistad marcada por el talento musical de su cómplice profesional Marcos.

¿Cómo llega You Migue a la música?

Realmente la música fue la que llegó a mí. La música llegó a mí porque creo que desde que nací me acogió como si fuese su hijo. Mi primera canción la escribí en tercer grado. Me cuentan que desde que empecé a hablar pues comencé tambien a cantar, en los escenarios habituales de casa; encima de la cama, en el baño. Desde pequeño amo la música tanto que después de mi mamá es la música mi otra madre. La música a mí me calma, me consuela, cuando tengo problemas, cuando no estoy bien, pues me pongo a hacer música y creo que sano, siempre encuentro la salida, es como mi consejera.

Me dedico a la música desde el 2014 que comencé a prepararme para entrar al Teatro Lirico Nacional de Cuba, donde me presente en un casting y aprobé. Ahí comenzó entonces mi historia en lo profesional dentro de la música.  Ya no era una afición, sino algo más serio. Estudié cuatro años en el Lírico, aprendí muchas cosas.  Agradecido estaré eternamente con mis maestros de canto Marta Cardona, Yasel Castañeda, entre otros que aportaron un granito para convertirme en el cantante que soy hoy en día.

¿Muchos músicos en tu familia?

Tengo un tío que ya falleció, Armando Mesa, era vocalista de la Orquesta Aragón, otro tío por parte de padre, Lazarito, es cantante del Buena Vista Social Club. Mi abuelo disfrutaba mucho del bajo y mi papá comenzó los estudios en una escuela de música pero no los terminó. De alguna forma influyeron en mí, pero soy el primero de mi familia más cercana, digo los miembros con los que convivo, en profesionalizarme. Creo que abrí las puertas, pues mis hermanos tambien se decidieron por la música, uno estudia trombón, y el otro es percusionista.   Es como una cadena, abrí las puertas y siguen mi línea, muy bonito la verdad.

¿Por qué te motivaste a estudiar música?

Yo cantaba mucho reguetón en la calle y me motivó a estudiar música, porque un día mi mamá llega y me dice – estuve averiguando y hay una escuela que es de canto lírico, que va a realizar pruebas de ingreso para niños de tu edad.  Y yo me fui muy motivado sin saber que en el lírico se cantaba ópera, música clásica.  Llegamos a la escuela, y cuando vi el ambiente, el profesor que me iba a hacer la prueba de captación, pues… hice shock. No tenía nada que ver conmigo, la verdad, pero la música me salvó.

Me empecé a preparar para entrar a esa escuela y dejé de cantar regueton, deje de salir de noche. Todo beneficio necesita un sacrificio, me dediqué a estudiar canto lírico. Yo tenía la voz cuadrada, nada más escuchaba regueton.  Entonces de pronto era otro Migue, empecé a escuchar música clásica, adapté mis oídos a otras sonoridades y  me lo propuse, entré a la escuela y aprobé un casting de 200 niños, escogieron solo 14 y entre esos14 estaba yo.

En el Lírico yo solo daba el canto, pero lo que es la escolaridad y algunas cosas de música yo lo estudié en el Conservatorio de música Amadeo Roldan. El primer año fue muy difícil, porque no tenía nada que ver conmigo ni yo nada que ver con el resto de los alumnos, pero lo que es muy cierto que me unía con todos era la pasión por la música. Eso me motivó y poco a poco me empecé a mezclar y los mejores momentos de mi vida los pasé en esa escuela. Grandes músicos de orquestas de hoy en día son amigos míos que conocí allí. Fue un cambio radical en mi vida del que estoy orgulloso, gracias a mi mamá y a todas las personas que me apoyaron en aquel momento.

Si no estudiaste en la ENA igual que Marcos. Si no vives en San Antonio de los Baños ¿cómo conoces a Marcos?

Nos conocimos mediante las redes sociales y amistades que teníamos en común. La música tambien nos unió, hasta que un día grabamos un tema juntos.  No lo olvidaré jamás, el tema se llamaba “Tú me enamoras” y en lo personal a mí no me gustó mucho, pero hubo buena química, eso es vital para que exista un dúo, la química entre sus miembros.  Teníamos ideas muy parecidas y queríamos los dos los mismo, hacer buena música. Después de ese día nunca más nos separamos.  Hoy somos una familia. ¿Quién me iba a decir a mí, que iba a hacer un dúo con un músico de San Antonio de los Baños, un lugar que jamás había visitado? Son varios años ya los de Marcos x Migue, un dúo en el que hemos puesto toda nuestra fe, todos nuestros conocimientos y todas nuestras ganas de hacer música. Años fusionando y regalando juntos lo mejor de nosotros al público.

¿Cómo haces para componer?

Yo creo que eso está en dependencia de cómo me despierte. Yo me levanto con deseos de hacer un chachachá y hacemos un chachachá, un regueton y se hace un regueton. A mí me gusta mucho la música de Sin Bandera, me caracterizo como alguien romántico a la hora de escribir la letra de una canción y para inspirarme, me gusta escuchar Sin Bandera, aunque advierto que no tiene nada que ver mi letra con la de ellos, es como una inspiración. Nuestra música es totalmente diferente porque siempre la fusionamos.  Nosotros tenemos una canción ahora mismo por terminar que se ve perfectamente esa fusión de géneros, la música empieza muy suave como una balada y cambia y después… bueno tienen que esperar el estreno (risas). Cuando estamos inmersos en un proceso de creación apenas dormimos tratando de crear, trabajando, es una química difícil de explicar la de Marcos y Migue.

¿Tu opinión sobre la música cubana actual, sobre las nuevas generaciones de músicos?

Hay una gran masa, una muy buena masa, que mientras esa masa esté la música cubana nunca va a decaer. Pero hay mucha incultura musical en la calle respecto a los jóvenes y eso que somos un país eminentemente musical, con una historia y un presente muy rico.  Pero hay mucha incultura, hay jóvenes escuchando mucha “música” que no tienen idea ni de lo que estan escuchando realmente.  Me preocupan las nuevas generaciones que van saliendo, mi hermano es trombonista y cuando voy a la escuela escucho temas de conversaciones entre esos niños que estan estudiando música, que me alarman, hay que enseñar a estas nuevas generaciones a amar la música cubana. Hablo de respetar la buena música cubana, la timba. Te hablo de respetar todo lo que es música tradicional, de respetar a grandes orquestas como Van Van, o Habana de Primera.

¿Reflejas tus vivencias personales en las canciones que interpretan Marcos x Migue?

Te cuento, de todos los temas, mi preferido se llama Amnesia de amor, inspirado en una historia real. Me encuentro con una muchacha en la calle y ella me dice – yo te conocí, nosotros compartimos – y yo no me acordaba.  Sin embargo cuando llego a la casa y me pongo a pensar me doy cuenta que sí hubo algo entre ella y yo. Parece que me puse nervioso y reaccioné así. Inmediatamente comencé a escribir, y salió Amnesia de amor, es uno de mis temas preferidos y mira salió de una vivencia personal. Un tema muy lindo que sé que va a gustar mucho, pues lo estrenaremos en nuestro próximo disco.

¿Tienen pensado audicionar para buscar el mundo profesional con el dúo?

Por supuesto, eso está entre nuestros planes, primero Marcos debe terminar sus estudios en la Escuela Nacional de Arte. Antes de la pandemia estábamos preparándonos, pero tuvimos que parar por el virus. Es algo que tenemos en planes para cuando se reabran las puertas al arte nuevamente, para asi poder pertenecer a una empresa y hacer una audición.

Háblame de Marcos ¿Qué significa para ti trabajar con este ariguanabense?

Marcos… Marcos es mi niño, mi hijo, mi amigo.  Yo le digo que es mi niño porque  yo soy el mayor. Marcos es muy intranquilo, el hoy se levanta con una idea y hasta hacerla realidad no para, pero esa intranquilidad es muy buena para la música, es muy creativo.  La Covid-19 no ha podido separarnos, gracia a las redes sociales estamos todo el tiempo en sintonía, el me envía sus proyectos, yo le envió los míos y seguimos trabajando por el bien del dúo, que a la vez es el bien nuestro.

Siempre estamos creando, haciendo música, componiendo, lo disfrutamos mucho.  No como queremos, porque realmente no hay nada como estar en el estudio grabando o cantando juntos en vivo, pero bueno, de acuerdo al aguacero se usa el paraguas, y el aguacero de la covid está muy fuerte, es mejor quedarse en casa. Pero quedarnos haciendo lo que nos gusta, y manteniendo vivo este dúo que nos hace libres, Marcos x Migue.

 Fueron días los que compartí con estos o jóvenes, fueron muchos los chats explicando, entrevistando, conociendo su trabajo. Hoy Marcos y Migue agradecen a las redes sociales por la oportunidad de conocerse, por la difusión de su trabajo y por mantener con vida la amistad y la música que los une en tiempos de pandemia. Dos jóvenes que desde lugares distantes se mantienen unidos por un solo motivo, el compromiso de crear para los que apuestan por el arte joven. 

 

 

Del autor: