La mensajera de la Zona 20

Maribel Reyes Armas es la mensajera de la Zona 20, es pequeña de estatura pero su disposición y entrega son gigantes, y es que no lo pensó 2 veces para lanzarse a esta tarea. Me cuenta que desde que supo la noticia del confinamiento en el municipio buscó al delegado de su Comité de Defensa de la Revolución (CDR) para ofrecer su ayuda a los vecinos de su zona. “Contacté con varios delegados hasta que finalmente comencé como mensajera aquí en la zona 20, porque ya todos los puestos para la mensajería estaban ocupados en el lugar donde  resido”

Su sonrisa amable y su puntualidad son cualidades a destacar, qué bella labor la que realiza Maribel, miles de aplausos a los que como ella hacen mucho más seguro este confinamiento. Se muestra muy orgullosa cuando me confiesa: “Me levanto desde las 6 de la mañana y me dirijo hacia la bodega para llevarles muy temprano el pan a cada vecino.

También estoy pendiente de cualquier necesidad que ellos tengan, ya sea buscar algún medicamento en la farmacia o hacerles llegar un producto que esté a la venta, me encargo además de pesquisarlos, les pregunto si tienen síntomas, me preocupa mucho su salud, estoy muy contenta con ellos y espero que sientan lo mismo porque todo lo que hago, es con mucho amor”

Exponerse ante un virus invisible y que hoy se cobra miles de vidas no es obstáculo suficiente para impedir que a diario reaparezca en cada casa con sus habitual buenos días. Maribel está muy segura de que la decisión de la cuarentena era lo mejor para el municipio en este momento “Realmente creo que fue acertado elegir este período de cuarentena para San Antonio de los Baños, era necesario frenar el aumento de casos positivos, es conveniente por la salud de todos y por mi parte estoy feliz con mi contribución y mi aporte, voy a servir a mis vecinos siempre”

Sin dudas, cuando pasen los años recordaremos estos momentos difíciles en los que sorteamos las adversidades pero rememoraremos con más fuerza  los días en los que un pueblo se vistió de solidaridad y combatió junto un virus mortal.

Del autor: