Una realidad, que aún no acaba

Bajan las cifras, es cierto, pero eso no es sinónimo de que todo acabó. Aún salen de manera diaria casos positivos a la Covid-19 en San Antonio de los Baños y aunque una parte de la población se vacuna con Abdala esto no quiere decir que todo acabó.

Bien lo dice Durán, como ya conocemos Director Nacional de Epidemiología, es necesario mantener los protocolos de prevención ante la pandemia, no bajar la guardia y por sobre todas las cosas mantener muy firme la percepción de riesgo.

Es lamentable escuchar a un lactante entre los positivos del día pero más alarmante se torna cuando conocemos la cifra alta de contactos. Este rebrote ha puesto en peligro la vida de muchos infantes con menos de un año de edad que si bien se recuperan de la enfermedad las secuelas que esta puede dejar afectara la calidad de vida por siempre.

Todos los días en las defunciones oímos de adultos mayores que tuvieron el privilegio de llegar a cierta edad en buenas condiciones de salud y lamentamos la pérdida de los familiares y amigos. Ven como esta pandemia no tiene piedad y ataca a quien se descuida sin importar edad, género, posición social si eres sano o padeces una enfermedad.

Chamaquily busca una solución para el indisciplinado y nosotros los ariguanabenses ya conocemos de una la cuarentena que hasta donde he escuchado a nadie le ha gustado este encierro que te ata de manos y pies para estar y ayudar a los tuyos de continuar con tus planes y proyectos y aunque ahora tal vez no lo sientan afecta la economía del municipio y nos hará aún más difícil la vida futura.

Si las cifras bajan pero no acabó, es una pesadilla que aún le queda un buen tiempo entre nosotros y lo mejor que podemos hacer es cumplir con lo establecido y temerle porque la vida ha demostrado que te roba lo que más amas, que mata que no es una película de terror y que resulta total realidad

Del autor: