Mi compromiso es con la salud del pueblo (+Fotos)

En estos tiempos sus pacientes no pueden verle el rostro, solo escuchan la voz dulce, persuasiva que tranquiliza y alienta. Los niños asustados rechazan su cercanía y terminan por querer tocarla. Edenaida Cabrera González, Licenciada en Microbiología comenta acerca de la labor del personal del Laboratorio de Microbiología de San Antonio de los Baños:

“El Laboratorio de Microbiología del municipio presta servicios en diferentes especialidades y atiende a la provincia Artemisa prácticamente completa. En estos momentos tenemos la tarea y el compromiso, de asumir la toma de muestras para los PCR, como consecuencia de la pandemia que enfrentamos. Trabajamos de lunes a domingo, en condiciones que no siempre son las más favorables, no obstante,  tratamos de cumplir con todas las normas de bioseguridad, pues como microbiólogos estamos preparados para afrontar cualquier tarea que se nos asigne. Conocemos el riesgo que se corre, al enfrentarnos a este virus que resulta tan mortal y tantas vidas ha costado al país.”

En cuanto al trabajo en colectivo, Edenaida expresa: “Se hace el trabajo con seriedad, pese a que es un colectivo joven, siempre está dispuesto. Enfrenta todas las circunstancias, siempre da un paso adelante porque tenemos un compromiso con el pueblo. Ese compromiso hay que seguirlo, mantenerlo, porque la salud pública lo necesita. Considero que los trabajadores del laboratorio lo están haciendo  y lo está demostrando con el diario accionar en el combate a la pandemia.”

Con una vasta experiencia en la profesión y una excelente formación como microbióloga, Edenaida no excluye al riesgo y al miedo, ambos presentes en el quehacer cotidiano.

“Cuando lo estudias en la carrera, como microbiólogo tú lo ves más lejano. Te explican cómo trascurren las pandemias en otros países, pero cuando toca vivirlo como lo estás viviendo ahora, es difícil. La formación recibida,  permite que cuando te estás poniendo la vestimenta, sepas que tienes que ir allí y enfrentar un caso posible positivo o contacto directo con un caso positivo, lo sabes y lo haces.  Siempre está el temor, sin embargo cuando llegas y la persona te mira, te da las gracias y dice: cuídate, ahí se quita el miedo y con mucho ética tratamos que el paciente se sienta apoyado y pierda el miedo hacia nosotros”.

Pequeña de cuerpo y aunque muy locuaz, la Licenciada Edenaida Cabrera González declina hablar de méritos personales. Para ella, formar parte del Equipo  que laboró en el Quid Diagnóstico para la identificación del Virus de Inmunodeficiencia Humana  (VIH), en la identificación de estudios clínicos de Vacunas, entre otras investigaciones relevantes para el país  que conforman su currículo, devienen en agradecimiento y compromiso:

“Agradezco a la Revolución la oportunidad de asumir desde muy joven tareas importantes. También agradezco a los científicos que fueron mis profesores con los que aprendí  mi profesión. Considero que aún tengo mucho por aprender. Cada día trae nuevas vivencias, ejemplo de ello es la situación epidemiológica que atraviesa actualmente Cuba y la responsabilidad que nos impone el combate a la pandemia. Combate que asumimos con ética, con la responsabilidad que lleva la tarea y que nos compromete con el pueblo. Creo que voy a seguir toda la vida comprometida con el pueblo.  “

 

 

En cuanto a la familia y el sacrificio de sus hijas la profesional comenta:

“Tengo dos hijas, se sacrificaron mucho desde pequeñitas, porque era la Secretaria General del Núcleo del PCC. Llevaba todas las tareas de una madre y del trabajo. Tuve el apoyo de mi mamá. Un apoyo incondicional, en todo momento me apoyó con mis niñas. Considero que el apoyo de la familia es muy importante, sin mi familia no hubiera podido realizarme como profesional. Mis hijas me entendieron mucho, las eduqué bajo ese principio y me entendieron. Ahora son adultas, tienen su formación y me siguen apoyando.

“Un científico La familia no puede salir adelante ni el apoyo familiar. El científico tiene eso de trabajar sin descanso, no tiene horarios porque quiere concluir su investigación, pues está convencido que el fin es ayudar al pueblo… a la sociedad. El apoyo de la familia es muy importante, pues son horas separadas de tus hijas desde bien pequeñas, pero uno lo hace… cuando sientes que te dan un beso y te dicen: ¡Mamá te vi en la televisión!, ¡Mamá saliste en una foto! Cuando sientes el orgullo de tus hijas hacia lo que haces, eso es la mayor alegría.”

Para concluir un mensaje dirigido a los ariguanabenses:

“Quisiera hacer un llamado: solicito a las personas que se cuiden. Lo único que tienen que hacer es usar el nasobuco, lavarse las manos, mantener el distanciamiento físico. Si ustedes se cuidan, también cuidan al personal de la salud en general y al del Laboratorio de Microbiología en particular. Un personal que realiza el trabajo con mucha seriedad, con mucha responsabilidad  y lo continuará haciendo por el compromiso que tiene con la salud del pueblo. Es un llamado que hago para cuidarnos todos y cuidar a la  familia.”

En estos tiempos sus pacientes no pueden verle el rostro, solo escuchan la voz dulce, persuasiva que tranquiliza y alienta. Edenaida Cabrera González con un infinito amor por la profesión, continúa en su labor, comprometida con la salud del pueblo.

Del autor:

Janet Pérez Rodríguez

Máster en Ciencias de la Educación. Redactora y reportera de prensa de la emisora Radio Ariguanabo de San Antonio de los Baños