Rita del Prado: la música infantil es un camino del que nunca más me separé ni pienso hacerlo (+Videos)

Ahora para que te asombres, / yo no sé lo que me pasa/ que se me olvidan los nombres/ de los muebles de mi casa. / Cuando tomo el desayuno/ en mi casa color fresa, / pasa un gato muy gatuno/ por debajo de la… (mesa)/ Por poquito casi lo digo/ pero en ese momento, amigos/ Fue como una extraña sorpresa, / la palabra se me fue de la cabeza…

Este fragmento corresponde a una de las canciones más destacadas de la trovadora cubana Rita del Prado, licenciada en Psicología y fiel defensora de la música para los más pequeños. En medio de la pandemia que limita pero no imposibilita, esta tejedora de letras, inspira a otros, a la vez que no cesa en orquestar nuevos proyectos e ideas para “cuando se pueda”. Valiéndose de las ventajas del WhatsApp compartió su tiempo para esta entrevista.

A pesar de contar con obras dedicadas a los adultos, ¿por qué gran parte de su quehacer está dirigido a los niños?

“Cuando comencé a hacer canciones abordé temáticas de adultos, esto fue en la universidad siendo muy joven. Transcurrieron unos diez años con ese tipo de canción, también musicalicé a poetas y en los años noventa emprendí el camino de la música infantil. Fue la línea de trabajo que tuvo una proyección inmediata y mucho más difundida que la otra parte de mi trabajo, pero siempre lo he llevado paralelamente.

“El mundo de la música infantil me parece muy enriquecedor, es una manera de trasmitir lo que uno ha escuchado o leído. Toda la cultura que uno pueda asimilar se puede trasmitir de manera creativa a personas que están creciendo, por eso me parece tan lindo hacerlo. Es un camino del que nunca más me separé ni pienso hacerlo, forma parte de mi vida profesional y de mi vida en general.

“A veces esos linderos y esas fronteras son imprecisas porque me he encontrado de todo. Niños que se conectan de algún modo con canciones con temáticas que ellos no han vivido y también personas adultas que se emocionan y se divierten con canciones infantiles. Esto de las fronteras se debe a la difusión pero a los efectos del público eso es un misterio.

“En ese repertorio puedo mencionar a Mentor de la prisa que es una canción que navegó por el Concurso de Composición Adolfo Guzmán en el año 2002 en la interpretación del dúo Buena Fe y obtuvo el Premio de la Prensa. Esa misma canción fue el tema líder de un disco que grabé, como autora, que se llama Hebra de mar, tomando una frase de esta canción y que tiene otros temas de ese corte más trovadoresco como Porfía de la mar, Romanza en deuda, Zamba para alguien, Preludios a la entrega, Agua de Amelí.

“La música tanto para adultos como para niños las he llevado paralelas. En cuanto a la creación no hago diferencias, algunas veces tengo la sensibilidad propensa a una cosa o la otra o según el proyecto, pero ambas para mí son necesarias de abordar”.

Muchos consideran “mágicas” sus canciones para niños, ¿a qué cree usted que se deba este calificativo y de dónde viene todo ese encanto para componerlas?

“Me encanta que algunas personas le pongan ese sello tan generoso de “mágicas” a mis canciones infantiles. Es conmovedor que las perciban de ese modo. Si algo ha tenido que ver es mi voluntad de buscar la magia en la vida y tratar de llevarla a las canciones. Pienso que la vida es mágica por encima de todas las cosas, la vida tiene unas respuestas que son realmente sorprendentes cuando nos ponemos de verdad a leerlas en ese sentido más poético, más humano, más profundo.

“A veces por determinadas circunstancias nos fijamos en la parte oscura o le ponemos el acento más a la sombra que a la luz pero realmente la vida es mágica, eso quien lo busca en cualquier circunstancia creo que lo encuentra.

“Hablando de magia quisiera recordar a un amigo que no está. Un actor y especialista en papiroflexia, Roberto Jiménez, me inspiró para escribir muchas de las canciones que mencionan a los magos, la del Casi lo digo, Pueblo de papel, Papelomba también están inspiradas en su trabajo”.

Fundadora del Movimiento por la Canción Infantil Latinoamericana y Caribeña, Rita del Prado posee una extensa obra autoral y musical. Figuran entre sus trabajos más destacadas el disco Casi lo digo, realizado por la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM) en 1997, Reunión de magos a cargo de Pentagrama de México, Canto Alegre canta Rita del Prado y Caramelos por la Corporación de Medellín en Colombia y La Ciudad Merecida, una compilación de canciones para teatro. Entre sus las producciones independientes El jardín de la Tía Florita, Hebra de mar, En Guarandinga por toda Cuba; esta última compartida con el Dúo Karma y licenciada por el sello Bis Music. No puede dejarse de mencionar su labor con el Centro Pablo de la Torriente Brau en la producción de varios discos a guitarra limpia, el álbum Soñar despierto con textos de Eliseo Diego y Desde La Edad de Oro con poemas y versos de José Martí.

“Se hace un poco difícil elegir un título en la discografía como el más importante o el más especial” -afirma Rita mientras trata de seleccionar entre tantos-. “Algunos discos tienen más suerte que otros en su producción o en las condiciones de realización, unos tienen mejor difusión pero de todas maneras es un punto en la carrera de la vida y cada vez que hay un álbum nos queda la tranquilidad de que es un repertorio que va a circular entre la gente, no se va a quedar entre un circuito pequeño, cercano, de amigos o de familia, va a viajar por el mundo, mucho más en esta época de ciberespacio con tantas oportunidades. Siempre un disco nuevo será bienvenido y es una meta muy importante para cada creador”.

Antaño cuando era niño/ Ñica la araña le hizo una ñáñara/ Y ahora sueña con un ñandú/ De mi tamaño/ Envuelto en un paño añil/ Que sueño extraño…

La ñáñara es una de las canciones que identifican a La Guarandinga, proyecto que unió a Rita del Prado y el Dúo Karma (integrado por Xóchitl Galán y Rodolfo Hernández) hace 15 años y que mereció importantes premios.

Este es un proyecto que defiende la identidad cubana de manera divertida, a través de códigos lúdicos, con canciones originales inspiradas en géneros musicales cubanos y en elementos de la cultura en general, la naturaleza y la geografía cubana. Fue y es una aventura maravillosa. Tuvo un largo momento de esplendor con presentaciones, andanzas y giras. Además el proceso del disco que fue hecho con mucho detalle y con todo el tiempo del mundo, una producción independiente con nuestros recursos que después licenciamos en Cuba y Argentina. Ha sido uno de los proyectos de más aprendizaje en todo sentido, de la relación con el púbico, de la producción discográfica, de la creación en colectivo, ha sido maravilloso por todos lados”.

Habaneros del Prado es otra de las buenas ideas que le ha brindado excelentes momentos a Rita, ahora detenido a causa de la COVID 19. Surgió con la celebración del medio milenio de La Habana, de conjunto con su hermano, el arquitecto Aníbal del Prado. “Es una especie de conferencia-concierto que narra la historia de la arquitectura habanera. Yo me inserto con canciones dedicadas a nuestra capital, desde el punto de vista humano, las historias de vida que hay ligadas a los espacios urbanos, a las construcciones. Tuvo su pausa debido a la pandemia pero es un proyecto que está vivo y seguirá”, afirma con toda convicción.

Dijo el mar si hay que jugar a las mentiras/ en aquella línea azul me detendré/ También dijo entre sonrisas/ al oído de la brisa/ cuando llegue al horizonte seguiré…

Estos versos pertenecen a El mar y nosotros, una hermosa canción que tiene su historia y un destinatario especial, coménteme sobre ella.

“Esta canción la compuse en 2014 para la Fundación Integral de Medellín, en Colombia, especializada en Trastornos del Espectro Autista. La organización trabaja con estas personas buscando estrategias de inserción social, hace terapias de orientación a las familias y todos los años produce una obra de teatro en la cual estoy involucrada desde 2005 haciendo la música original y escribiendo libretos.

“A partir de estas vivencias quería hacer algo en Cuba similar, sino idéntico. Pensando se me ocurrió invitar a estos músicos jóvenes, por su talento y calidad humana, por su proyección delicada y comprometida con causas nobles. La respuesta ha sido muy linda y me encanta estar acompañada de ellos: Enid Rosales, el dúo Nu9ve -integrado por Paloma Henríquez y Carlos Ernesto Varona-, y Rey Montalvo. Juntos hemos emprendido esta campaña con el propósito de visibilizar problemáticas relacionadas con el autismo en Cuba y vincularnos con las personas que están directamente involucradas: familiares, científicos, profesores o terapeutas, y trasmitir una serie de vivencias y mensajes a la sociedad porque el autismo es un tema que le concierne a toda la sociedad”.

De esta unión surgió, además, el video clip de este tema que le invito a disfrutar.

Del autor:

Adián Acevedo González

Periodista y Jefe de Redacción de la Emisora Radio Ariguanabo