Como el ajo puede de la muerte salvar, su hediondo aliento convendrá soportar

¿Consumes ajo con frecuencia?

Si hablamos de uno de los condimentos imprescindibles en nuestra cocina, tenemos que mencionar al ajo. Se trata de un ingrediente en cocinas de todo el mundo, que aporta un toque de sabor inigualable a platos y recetas. Pero, además de su sabor,  es un alimento muy beneficioso para nuestra salud, ¿lo sabías?

Gracias a su composición, el ajo nos puede ayudar a mejorar nuestra salud, reforzar nuestras defensas y hacer que estemos más fuertes y protegidos ante agentes externos. Lo cierto es que existe toda una cultura del ajo que viene de muchas sociedades distintas y tiene miles de años de antigüedad. Son numerosos los científicos que se dedicaron a estudiarlo para corroborar si tiene tantas propiedades curativas como se cree (entre ellos el propio Pasteur). Y aunque parece que existe una base científica para pensar que sus componentes tienen muchas propiedades, según el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integradora de Estados Unidos, no muchas son irrefutablemente concluyentes y es preciso seguir investigando.

El ajo, es originario de Asia, las hojas son largas y angostas.  Su fruto, llamado bulbo está cubierto por ligeras capas, este bulbo tiene varios elementos llamados dientes. Dentro de su composición química se encuentran Sulfóxidos, polisacáridos homogéneos, Saponinas Triterpénicas, sales minerales (hierro, sílice, azufre y yodo) y pequeñas cantidades de vitaminas (A, B1, B3, B6, C y Adenosina) Su olor es característico y su sabor es fuerte y picante con altos elementos nutricionales que te protegen a ti y a tu familia al usarlo constantemente. Para aprovechar al máximo sus propiedades y beneficios, es importante tener en cuenta algo esencial: todos los componentes se aprovechan cuando el ajo se tritura, por tanto, no se recomienda tragar un diente de ajo entero, lo mejor es masticarlo.

Beneficios del ajo

El ajo es altamente nutritivo y contribuye a que conserves una buena salud.  Ayuda a tu organismo a mantenerse sano por ser rico en vitaminas B6, C y en minerales como el calcio, fósforo, manganeso y selenio. Mejora el sistema inmunológico, previniendo cualquier problema viral que se pueda presentar.  Así como también ayuda a prevenir problemas en los huesos y osteoporosis en edad avanzada. Regula  la presión arterial, mejorando así la función que el corazón ejerce sobre nuestro sistema circulatorio, por su efecto anticoagulante. Se dice que puede mejorar el colesterol en un 15-20%, ayudando así a  prevenir enfermedades cardiovasculares y cuidando las arterias. Por sus efectos antioxidantes, previene la aparición de células cancerígenas, además de retardar el envejecimiento.

Es un ingrediente ideal para evitar la aparición de hongos en nuestro organismo. Se ha comprobado que muchos hongos son sensibles a este alimento, ya que los extractos de la planta eliminan el crecimiento de los hongos y, por tanto, evitarán que crezcan en nuestro interior. Debido a esta propiedad, en muchos campos de agricultura se emplean extractos de ajo para evitar la aparición de hongos en las cosechas. Comer algunos ajos diario evita y elimina el crecimiento del desagradable hongo que muchas personas tienen bajo las uñas. También se utiliza como antiparasitario.

Para combatir los insistentes oxiuros, usted puede hervir 200 ml de agua en un recipiente, más una cabeza de ajo mediana sin pelar pero triturada. Esto debe reducirlo a la mitad de la cantidad inicial, dejar enfriar a temperatura ambiente y luego colarlo por paño fino. El líquido resultante se utiliza en lavados con la ayuda de una pera, en el interior del ano. Este procedimiento debe realizarse durante tres noches continuas. Consumirlo en forma de cocimiento ayuda a la descongestión de algunas enfermedades como la gripe y los resfriados.

El colesterol (LDL) puede llegar a obstruir las paredes de las arterias con el paso de los años, por eso, es esencial regularlo y bajar sus niveles en nuestra sangre. Para ello, el ajo es un ingrediente muy poderoso ya que actúa regulando los niveles y reduciendo su presencia. De hecho, en Estados Unidos muchos ciudadanos consumen extractos de ajo para conseguir equilibrar el colesterol. Otra de las propiedades y beneficios del ajo es que es un remedio natural ideal para reducir la presión de la sangre y conseguir aumentar el flujo sanguíneo.

Esto se debe a que dicho alimento ayuda a producir una mayor cantidad de ácido nítrico, un componente que diluye más la sangre y que, por tanto, contribuye en la presión arterial. No obstante, es importante tener en cuenta que el ajo siempre es algo complementario al tratamiento médico que sigas para tratar tu presión alta, nunca debe considerarse como un tratamiento en sí mismo. De igual forma en situaciones puntuales puedes aplicarlo externamente. Por ejemplo, en una picada de algún insecto o alguna hinchazón producida en tu piel.  El ajo también resulta ideal para mantener nuestro organismo en perfectas condiciones y evitar la oxidación de las células. Esto se debe a los numerosos antioxidantes presentes en el ajo  que ayudan a neutralizar los radicales libres y mantener el cuerpo más joven y protegido.

Para terminar con las propiedades y beneficios del ajo vale destacar su efecto antitóxico. Los sulfóxidos presentes en este ingrediente son ideales para evitar los metales pesados en el organismo, por eso, puede ser un gran remedio para mejorar tu salud de forma global y apostar por una vida cargada de bienestar.

La alicina o sulfóxido de Salil-cisteina (aminoácido azufrado) es la responsable del profundo olor que el ajo tiene, al machacarlo es un potente componente que lo convierte en un alimento vasodilatador,  que ayuda mucho en el mejoramiento de la salud. De acuerdo a investigaciones realizadas por expertos, se ha encontrado que la alicina es altamente beneficiosa porque se convierte en un antibiótico para el organismo.

Los llamados  ajos negros son sencillamente ajos fermentados. Coloca los bulbos de ajo a una temperatura de 140 – 170 grados F (60 – 76 grados C) por 30 días, sin añadirles nada. Esto permite que los ajos se vayan fermentando. Luego se dejan oxidar por alrededor de 45 días. Especialmente, hasta que los dientes hayan adquirido un color negro. Lo probarás y sentirás un sabor ligeramente dulce, diferente al sabor picante que normalmente el ajo posee. Este ajo fermentado o ajo negro posee alto contenido de antioxidantes. Ese proceso de añejamiento de alguna manera hace que se concentren estos antioxidantes y sean de mayor beneficio para ti.

Ajo germinado

No deseches el ajo después que lo tengas en casa y veas que ha germinado. El ajo germinado tiene una potencialidad de antioxidantes. Además producen cambios nutricionales que benefician al organismo cuando los usas.

Consejo importante

El consumo del ajo es altamente beneficio para conservarte bien con buena nutrición y salud. Una comida balanceada y un buen estilo de vida son esenciales para mantener un cuerpo en excelente forma física pero también redundará en un mejor estado mental y emocional. Asimismo es importante que condimentes la comida con ingredientes que sean naturales y frescos, esto conlleva a una vida más larga y saludable. La importancia de una buena alimentación es que, comer bien es vivir mejor.

Del autor:

Raiza Pérez Hernández

Periodista y redactora de prensa de la emisora Radio Ariguanabo de San  Antonio de los Baños