Orígenes de la municipalidad de San Antonio de los Baños

Por: M.Sc. Alejandro Batista Martínez

Desde su formación la suerte de San Antonio de los Baños estuvo determinada por la belleza del lugar. La naturaleza y la acción humana contribuyeron al éxito. Los progresos de la localidad resultaron más rápidos que los de otros pueblos de la Isla, desarrollados en las mismas circunstancias. El buen suceso coronó las ansias de los deseosos de crear algo más que un caserío, en el seno de esta fértil campiña.

A mediados del siglo dieciocho quedaron sentadas las bases de San Antonio Abad o de los Baños, al establecerse aquí los cortes de madera para el Arsenal de La Habana. En esas labores trabajaron presidiarios mexicanos, que construyeron barracones a orillas del río Ariguanabo. Fue su establecimiento lo que acabó de constituir la población. Tal novedad se convirtió en ocasión propicia para que la riqueza de nuestro suelo y la amenidad de los campos, fuesen conocidas y apreciadas por los que las utilizaron para el bien propio y del país.

Mucho contribuyó al auge que en poco tiempo adquirió San Antonio el hecho de que el hato Ariguanabo perteneciese a la rama de la familia de Cárdenas que logró el marquesado de Montehermoso. El segundo marqués, Gabriel María de Cárdenas, siguió las huellas de su madre, que había promovido la erección de la ermita, devenida en centro de la naciente población. Fue él quien obtuvo el privilegio de justicia exclusiva, para nombrar alcalde y regidores del Ayuntamiento, así como el título de villa para San Antonio.

El vecindario de la Villa del Ariguanabo, celoso de las atribuciones privativas del segundo marqués de Montehermoso, llegó a oponérsele. Elevaron una queja al capitán general de la Isla, sobre la exclusividad concedida a Gabriel María de Cárdenas en la organización del gobierno local. No obstante, la razón fue dada al marqués. Este tomó posesión de su señorío y jurisdicción civil y criminal el primero de mayo de 1795. Después de algunos contratiempos, el Ayuntamiento celebró su primera sesión el 15 de mayo. Se inició así la vida municipal de San Antonio Abad o de los Baños.

Del autor: