Mensaje eterno a mi madre

Vuelvo a volcar mis palabras a ti este año. Vuelvo y volveré siempre que tenga voz, y cuando la voz me falle, pues escribiré y dejaré que el viento acaricie mis letras. Si no puedo escribir, pues pondré mi pensamiento en manos de la vida y sé que tú me escucharás.

Me escucharás porque estamos conectadas, me escucharás siempre aunque estemos a cientos de kilómetros, aunque estemos dormidas o despiertas porque yo soy carne de tu carne, soy sangre de tu sangre, soy mágicamente eso, un pedazo creo, de lo mejor de ti. Por eso reímos muy parecido, tambien por eso madrecita mia, nos confunden la voz cuando hablamos por teléfono. Por eso soy tan feliz, cuando me dicen que me parezco mucho a ti y te veo y me veo a mí, es una sensación que solo pueden entender las madres y los hijos.

Por eso madre de mi alma este segundo domingo de mayo vuelvo a alzar mi voz al mundo para decir que te amo, que pienso en ti cada día, que actúo intentando ser consecuente con tus enseñanzas.

Y ya vez, este dia de las madres tambien estarás lejos y no usarás el vestido de flores que tanto te gusta sino las batas blancas y esa ropa verde que desde hace un año te transforma en heroína para salvar a los que enferman de Covi-19. Y temo que mi día será triste, pero temo tambien por los que han perdido a su mamá, por los que este dia de las madres acusan a la pandemia por robarle a su ángel guardia. Temo por las madres y los hijos que estan aislados, por los que no pueden al menos desde la distancia celebrar con salud. Entonces, me siento afortunada nuevamente este domingo, porque sé que lejos piensas en mi tanto como yo pienso en ti.

Lleguen los aplausos a las madres, las enfermeras, las científicas, las amas de casa, las periodistas, todas, todas las madres que se empeñan en vivir para nosotros los hijos. Las madres que desafían tiempos tan difíciles como este para permanecer a nuestro lado. Las madres, las que hoy se abrazan a sus hijos con la fuerza del amor. Las madres, las que hoy no estan y sin embargo en el aire podemos sentir aun su perfume, como si llegaran para llenarnos de besos.

Del autor: