Unidos por Cuba este 1ro de Mayo

Mi vecinita Claudia, tradicionalmente es la primera en levantarse porque en su escuela la seleccionan para participar junto a los trabajadores en el desfile por el Día del Proletariado Mundial. Su voz del otro lado de la línea telefónica pregunta, insiste en conocer la variante para este año. Solícita, brinda su ayuda y pide la mía para las publicaciones en las redes sociales.

Le explico que por segunda ocasión los ariguanabenses celebraremos puertas adentro , lo que de ningún modo significa, la renuncia a conmemorar una celebración mundial que durante más de 50 años une a los trabajadores de Cuba  en una fiesta y a muchos en el resto del planeta, en una jornada por la defensa de sus derechos. Eso sí, le aclaro a mi vecinita, celebramos desde casa, considera este día como un regalo para compartir con la familia. Piensa en que mantenernos saludables constituye de nuevo, una prioridad.

Los trabajadores ariguanabenses imposibilitados del tradicional desfile que desborde originalidad, mantenemos la esencia pero esta vez, como nos convoca la Central de Trabajadores de Cuba, ratificamos el respaldo a la Revolución en una celebración virtual en la que encomiamos la resistencia a  la embestida del bloqueo económico del Gobierno de Estados Unidos  y el efecto de la pandemia de la COVID-19, que ha hecho flaquear, incluso, las economías más poderosas.

Frente a un escenario tan realista como desafiante, los trabajadores del  Ariguanabo mantienen la producción, conservan proyectos sociales, atesoran la cultura de la localidad, atienden el aprendizaje de los niños, respaldan los acuerdos de un  VIII Congreso del Partido (congreso histórico en lo referente a continuidad, a coraje y situaciones adversas) y cuidan la salud del pueblo.

En este Primero de Mayo, el reconocimiento especial al personal heroico que día a día recorre la delgada línea que separa a la vida de la muerte. Por ellos, por el personal que marcha a otras tierras y  los que se quedan cuidando de nosotros, mayormente en el anonimato. Por los que sonríen detrás de la máscara en la recepción del policlínico y  los que alientan mientras toman una muestra para el PCR.

Por los científicos que nos hacen más soberanos y por la voz del querido Doctor Durán, huidiza ante el dolor de la pérdida. Por usted, por su familia, por un próximo Día Internacional de los Trabajadores  en el que la Calle Ancha rebose de alegría y colorido. Cuídese, unidos hacemos Cuba y la Patria necesita de todos sus hijos.

Del autor:

Janet Pérez Rodríguez

Máster en Ciencias de la Educación. Redactora y reportera de prensa de la emisora Radio Ariguanabo de San Antonio de los Baños