La educación ha de continuar

La Covid-19 está afectando la educación de más de mil millones de personas en todo el mundo. Debido a la pandemia el 85 por ciento de los alumnos no asiste a las escuelas porque están cerradas. Creo que necesariamente los países deben actuar con rapidez para reformar los sistemas educacionales en aras de afrontar crisis futuras.

La pandemia de Covid 19 representa una amenaza para el avance de la educación con el cierre prácticamente universal de las escuelas de todos los niveles. Si no se realizan esfuerzos considerables para contrarrestar estos efectos, esta interrupción de las escuelas provocará perdidas de aprendizaje, aumento de la deserción escolar y mayor desigualdad. Si a ello, le sumamos la crisis económica pues se agravarán los daños debido a la reducción de oferta y demanda educativa.

Sin embargo, si los países y cuando digo países digo sus jefes, presidentes, sus organizaciones reaccionan ante este hecho con alternativas, se puede lograr que el aprendizaje no se interrumpa y de esta forma pueden mitigar el daño e incluso, transformar la recuperación de la educación en una nueva oportunidad.

Es tiempo, considero, de reconstruir el ámbito educacional en muchas regiones, utilizar estrategias más eficaces de recuperación después de una crisis como base para introducir mejoras a largo plazo en áreas como las evaluaciones, la pedagogía, por ejemplo y la tecnología. Entiendo que en la esfera de la educación la emergencia sanitaria ha dado lugar al cierre masivo de las actividades presenciales, pero eso no debe reducirse al cierre total de la educación. Hoy internet nos acompaña y también a distancia la humanidad puede continuar este proceso cíclico de la vida que implica una continua y adecuada educación. Es un privilegio que tenemos hoy los cubanos.

 

Del autor: