Una cita histórica

El 8vo. Congreso concluye y no dudo en calificarlo como histórico: es un hecho, aseveró Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, durante la clausura.

Los últimos días Cuba vivió un momento único, en el que la Generación Histórica de la revolución, cedió el paso y colocó su confianza en las nuevas generaciones. Así, el presidente de la República asume además la función de Primer Secretario del Partido, acompañado por hombres y mujeres que conocen la importancia de estar unidos, aún cuando se viven tiempos complejos.

La generación del Centenario del Apóstol, guiada por Fidel y Raúl a lo largo de más de seis intensas décadas, declaró hoy con dignidad y orgullo que la Revolución Socialista, está viva, actuante y firme.

Y esa generación puede decir mucho más, puede afirmar que la Revolución no termina con ella, pues logró formar nuevas generaciones igualmente comprometidas con los ideales de justicia social.

Por eso, luego de este octavo congreso, se reciben más que cargos y tareas, es una obra heroica que lleva a la conducción de un país.

Pienso que hoy se requiere del apoyo de cada cubano, de los trabajadores, jóvenes, de militantes y no militantes, que reconozcan su deber y responsabilidad en las tareas a las que hoy somos convocados, fundamentalmente a protegernos, a cuidar la salud de todos, a producir más, a pensar como país y reconocer cuando fallamos, para levantarse con mayor experiencia y optimismo.

Díaz-Canel concluyó sus palabras en este congreso con el agradecimiento “por la oportunidad de servir a esta dignísima causa, por la cual estaremos siempre dispuestos a dar la vida. Más fácil nos será dejar de respirar que dejar de ser fieles a su confianza».

Del autor: