Hombres defensores del Ariguanabo

Hay un nombre que merece escucharse repetidas veces en San Antonio de los Baños. Un nombre que encierra más que una pasión por la naturaleza. Un nombre que al pronunciarse nos lleva a conocer un estilo de vida, un conocimiento que no cesa de crecer, como sigue creciendo su amor por esta tierra.

Es doctor en Biología e investigador del Museo Nacional de Historia Natural, pero además, presidente de la Fundación Ariguanabo. Es Giraldo Alayón.

Y hablar de cultura en San Antonio es referirse también a este hombre que no transita solo el camino hacia su objetivo, lo hace acompañado de su esposa Aymé Posada. Ambos, junto a investigadores, geólogos, geógrafos, artistas, van en busca del sueño de rescatar el Río Ariguanabo, devolverle la vida, y fomentar una cultura ambiental en el municipio.

Como ariguanabense, ha estado presente en cada acción que se ha organizado por el bienestar de la naturaleza, el estudio de las aves migratorias, de las arañas, que es su mayor pasión, pero también en la educación ambiental de las nuevas generaciones.

Se le ve en su estudio, siempre rodeado de libros, de plantas, de fauna. Se le ve en el Bosque Martiano contando aves silvestres. También se le ha visto junto a los trabajadores de Comunales, que limpian las márgenes del río, ha estado presente en jornadas de higienización cuando se notaba mucho más que hoy, la presencia del caracol gigante africano.

Y así, durante las bienales del Humor, presentando conferencias formales, charlas más coloquiales, o podcast en las redes sociales. En museos, en estudios de grabación, en vivo detrás de los micrófonos de la radio.

Para el Ariguanabo es un orgullo contar con Giraldo Alayón, un hombre que no descansa en ese afán de que se cumpla la ley de bienestar animal, de que se respeten las regulaciones urbanas, de que se protejan los símbolos naturales de este, su pueblo.

Hombres como él, mantienen viva la cultura y la idiosincracia del Ariguanabo y siguen el legado de tantos que han formado parte de la naturaleza y su representación mediante el arte y la pedagogía.

Del autor: