La segunda casa cumple 60 años

Sesenta años celebran este 10 de abril los círculos infantiles en Cuba. Instituciones que durante décadas han favorecido la integración plena de la mujer a la sociedad y desempeñan un importante papel en la formación de los niños y niñas desde edades tempranas.

Tengo mucho que agradecerle a los círculos infantiles. Fui de esas niñas privilegiadas que pasó la mayor parte de sus primeros años en un círculo infantil, para que mi mamá enfermera salvara vidas durante el día.

Aún recuerdo, a pesar del tiempo, mi salón preferido repleto de juguetes. A la seño Miriam que me mimaba cuando llegaba y no quería dejar ir a mamá. Sin embargo, por la tarde tenía que hacer magia para que me desprendiera de su cuello cuando me iban a recoger, porque no quería irme.

En el círculo aprendí a caminar segura, tarareé mi primera canción y comencé a escuchar los primeros cuentos. Somos hoy muchas las generaciones de cubanos que tenemos los mejores recuerdos de los círculos infantiles, instituciones que fundó Vilma Espín, iniciadora e impulsora de la idea.

Somos privilegiados por tener un lugar seguro donde resguardar a nuestros niños cuando el deber nos llama. Un lugar donde sabemos que el niño no será solamente cuidado, sino educado. Y vuelven mis recuerdos, de mi preescolar, cuando me sentía orgullosa porque la maestra Neida decía: se ve que Arletys viene del círculo infantil, porque el comportamiento de un niño a otro en los primeros días de clase varía a veces en dependencia de si el niño viene del círculo o no.

En el círculo ya existe una socialización grupal con otros infantes. La relación maestro-alumno ya viene desarrollada. El niño del círculo aprendió, como decimos los cubanos, a despegarse de mamá y papá y se siente confortable también en la escuela.

Esos son puntos que siempre estan a favor de los niños que van al círculo infantil.  Un lugar donde con la ejemplaridad y el empeño de las educadoras, los niños  realizan sus tareas diarias y es sorprendente el conocimiento que adquieren a través de diferentes áreas del desarrollo como son: La Lengua Materna, Nociones Elementales de las Matemáticas, Educación Física, Música, Artes Plásticas, Socio-Moral, Conocimiento del Mundo de los Objetos y Análisis Fónicos. Es sorprendente verlos reír y confesar amar a su segunda casa. Eso, indiscutiblemente, sólo sucede en un país como el nuestro.

Del autor: