Acercarlos al mundo de los libros (+Infografía)

-Profe, ¿y dónde queda la librería?-

”En una de las visitas que solíamos hacer a las escuelas del Ariguanabo, antes de la situación epidemiológica actual, al finalizar la promoción y venta de nuestros libros me dirigí a los estudiantes: ‘’Los invito a que visiten nuestra librería. Allí ofertamos diferentes géneros, entre ellos, Literatura Infantil y Juvenil que pueden ser de su interés.”

”Profe, ¿y dónde queda la librería? Me quedé desconcertada ante aquella pregunta. ¿Cómo es posible que un niño de 10 años no conozca dónde radicamos? Pues, además, nos encontramos en la calle más céntrica de nuestra Villa”.

Me cuenta esta anécdota Susana Pérez, trabajadora de la librería ‘’Punto y Coma’’ del Ariguanabo, cuando me interesé en conocer si los niños frecuentaban el lugar. Y agregó: ‘’Casi nunca. En ocasiones, por ejemplo, durante la celebración de la Feria del Libro. ’’

Pero… ¿por qué tanta apatía por los libros? Las respuestas ya las conocemos: el televisor, la computadora, los juegos, y la internet.

Tristemente, es cierto. Actualmente el mundo de los libros para los niños se limita con frecuencia a colorear algún que otro libro. Y cuando comienzan la escuela, la lectura ‘’indicada’’ para cada asignatura.

El maravilloso hábito de leer cuentos e historias infantiles ha sido desplazado por el uso constante y sin medida de las nuevas tecnologías. ¿Pero… son ellos quienes las eligen? Obvio, es muy ‘’conveniente’’ para muchos padres sentar a los niños frente al televisor o la computadora durante horas para que se entretengan. Muy pocos inculcan el hábito de leer.

Incentivar en ellos el hábito de leer, no significa obligarlos a que lean. Es guiarlos y motivarlos desde pequeños. Aunque no sepan leer aún, mostrarles libros, sobre todo con imágenes atractivas. Leerles una pequeña historia antes de dormir, una hermosa tradición casi olvidada en muchas familias.

Crear un pequeño librero con sus preferencias también sería muy útil. Para ello es importante saber qué les agrada y además que sean ellos quienes elijan, nunca imponer nuestros gustos. Ellos siempre encontrarán libros que les puedan interesar.

Lamentablemente, como me comentó la administradora de ‘’Punto y Coma’’ durante mi visita a la librería, -Se reciben muy pocos ejemplares de libros infantiles y eso atenta contra la voluntad de algunos padres que sí muestran interés por estimular la lectura en sus hijos-.

Y sí, concuerdo con ella. Pero… además añadiría lo poco atractivo que lucen los diseños de algunos textos. Los libros infantiles, a diferencia del resto, necesitan un toque de belleza. Pienso que eso también, de cierta manera, influye a la hora de elegir algún ejemplar, sobre todo para los más pequeños.

La lectura desde temprana edad genera grandes beneficios en los niños y niñas. Promueve la capacidad de expresión oral y escrita, aumenta el vocabulario, estimula la imaginación, así como experiencias emocionales desarrollando la empatía, y los prepara positivamente para el rendimiento escolar futuro.

Por lo tanto, a pesar de esos inconvenientes, considero que los beneficios de la lectura deben ser motivos suficientes para que los padres hagan lo posible por acercarlos al mundo de los libros que, como el mundo de las tecnologías, también está lleno de imaginación, cultura, aprendizaje, distracción.

No significa acercarlos a los libros y alejarlos de las nuevas tecnologías. Significa enseñarles y demostrarles el valor de ambos mundos.

Del autor: