Conciencia global a favor de los océanos, el clima y el tiempo

 

Bajo el lema “El océano, nuestro clima y nuestro tiempo”, este 23 de marzo se celebra el Día Meteorológico Mundial, fecha que pretende crear conciencia acerca de la importancia que tiene la meteorología y la hidrología para el equilibrio medioambiental y todas las actividades que desarrolla el hombre.

Uno de los elementos que mayor influencia ejerce en el clima del planeta son los océanos, de ahí que este año se preste especial interés a la reducción de los riesgos del cambio climático, para reducir así los riesgos de un desastre global.

“Constituye de vital interés la concientización de las personas para mitigar las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, principal causante del conocido efecto invernadero y que tanta repercusión provoca al clima global”, así considera el Licenciado en Geografía José Ernesto López Fuentes, especialista del Centro Meteorológico de Artemisa, quien compartió diferentes criterios con nuestra web.

¿Qué valor tienen las observaciones e investigaciones relacionadas con los océanos?

“Los océanos son las regiones de nuestro planeta donde existe menor disponibilidad de datos meteorológicos, debido –fundamentalmente- a las características del medio, por lo que cualquier información que se pueda recopilar en las áreas oceánicas es de suma importancia.

“Hoy existe una red de boyas marinas con instrumentos meteorológicos en lugares estratégicos que cubren las zonas de formación de ciclones tropicales. También los barcos que se dedican al comercio llevan a bordo medios que apoyan la información de este tipo. En los últimos veinte años con el desarrollo de los satélites meteorológicos se ha visto un incremento en la disponibilidad de datos oceánicos que permiten hacer estudios más específicos.

“En Cuba los especialistas se dedican al estudio de áreas marinas y han participado en expediciones en conjunto con la Empresa GeoCuba para hacer mediciones de temperatura y salinidad en las costas cubanas, variables que son importantes para conocer el comportamiento de las corrientes marinas en los mares adyacentes al archipiélago. También se desarrollan proyectos que ayudan a describir la cronología de las inundaciones costeras por el avance del mar a todo lo ancho y largo de la Isla, determinando también las zonas más vulnerables ante fenómenos, así como el comportamiento, frecuencia y tendencia observada a lo largo de la historia de estas inundaciones”.

¿Cuál es la relación que puede establecerse entre el océano, el clima y el tiempo?

“Los sistemas meteorológicos deben verse como una interacción entre el océano y la atmósfera. Es conocido que los océanos proporcionalmente cubren las tres cuartas partes del planeta y existe un complejo sistema circulatorio en él que refleja la presencia de corrientes marinas que pueden ser cálidas o frías.

“El tiempo no es más que el conjunto de condiciones meteorológicas en un momento dado y el clima es el promedio de estas condiciones en un período largo de tiempo, generalmente superior a los treinta años.

“Las corrientes marinas determinan las condiciones del tiempo y clima a lo largo de todo el planeta. En el caso de todos los fenómenos de índole meteorológico y que se desarrollan en la atmósfera de alguna manera tienen una estrecha relación con la distribución de mares y tierras en el mundo, aunque es bueno decir también que existen fenómenos como el evento ENOS, El Niño- Oscilación de Sur cuya principal repercusión es en el océano con un fuerte componente atmosférico, siendo este uno de los que mayor modificación le ejerce a las condiciones climáticas de todo el planeta que para el caso particular de Cuba ejerce una marcada disminución en la actividad ciclónica en la región del Atlántico mientras que entre los meses de noviembre y abril genera condiciones más tormentosas, con la llegada de los frentes fríos”.

¿Qué importancia tienen la meteorología y la hidrografía para el equilibrio ambiental y el desarrollo social?

“La envoltura geográfica es también un sistema por lo que la interacción entre sus componentes es fundamental para que exista un equilibrio, al afectarse uno de estos el resto también recibe modificaciones de una forma directa o indirecta. El desarrollo económico y social no queda exento de dicho geosistema ya que se lleva a cabo teniendo en cuenta factores del medio físico geográfico que existen en el territorio donde este se lleva a cabo.

“Partiendo de estos elementos se puede afirmar que el cambio de comportamiento de las variables meteorológicas no afecta solamente la disponibilidad de agua por la ocurrencia o no de lluvia o si va a hacer mucho frío o calor. El clima en la naturaleza también actúa como agente formador del relieve encargado de la morfoestructura y la formación del suelo sobre el cual crece la vegetación y se establecen poblaciones de animales y el propio hombre y sus actividades económicas. El desarrollo social está en dependencia de las condiciones físico-geográficas que existan y se verá afectado por las variables climáticas que favorecerán o no las condiciones de un lugar para desarrollarlos”.

El calentamiento del océano y su influencia en las costas de Cuba es visible desde hace ya varios años, ¿cuáles son las consecuencias de la influencia de las aguas oceánicas en las costas artemiseñas?

“En el libro Impactos del cambio climático y medidas de adaptación en Cuba coinciden en que el nivel medio del mar continuará aumentando durante el siglo XXI, debido a la dilatación térmica como a la pérdida de hielo terrestre. El aumento del nivel del mar no fue uniforme en el pasado ni tampoco lo será en el futuro.

“El calentamiento proyectado y la emisión de gases de efecto invernadero contribuirán al aumento del nivel medio del mar y la mayor incidencia con relativa disponibilidad cuantitativa del recurso agua en el que se puede señalarla región sur de Artemisa hay dos impactos relacionados.

“El primero es la modificación de la dinámica de la relación hidráulica con los acuíferos costeros y su relación con el mar principalmente en la llanura sur lo que puede traer aparejado un deterioro de la calidad de las aguas subterráneas por el incremento del contenido salino y en consecuencia cambios en las cantidades de recursos que pueden estar disponibles para los diferentes usos, ya sea el abasto a la población o la agricultura.

“También tenemos la ocurrencia de cambios en la aparición de desastres causados por fenómenos naturales, sobre todo los relacionados con los ciclos de sequía (meteorológico, agrícola, hidráulica y socioeconómica), con afectaciones al geosistema, la economía y la sociedad, así como la presencia de huracanes. Si bien estos últimos (los huracanes) tienen como impacto positivo la recarga del recurso agua en un período corto de tiempo en el período de 2003 a 2005 hubo una etapa de relativa sequía, sin embargo en los años posteriores hubo un aumento notable la ocurrencia de perturbaciones ciclónicas que incidieron de manera directa en la región de Artemisa”.

 

 

 

 

Del autor:

Adián Acevedo González

Periodista y Jefe de Redacción de la Emisora Radio Ariguanabo