Agua para frenar el Coronavirus

El día mundial del agua se celebra el 22 de marzo de cada año y su objetivo es crear conciencia en el hombre de la importancia de cuidar el llamado oro líquido para la vida de los seres humanos y las especies en la Tierra. Así mismo para dar a conocer la problemática de millones de personas que no tienen acceso al suministro de agua potable y las medidas urgentes que se deben tomar al respecto para hacer frente a este problema.

El 2021 tomó como tema para el 22 de marzo el agua para frenar el Coronavirus, ya que este año más que nunca hemos puesto sobre la mesa la importancia del agua para frenar epidemias y enfermedades infecciosas. Lavarse las manos es fundamental para acabar con la Covid 19 y otras enfermedades.

 

¿Sabías que si dispones de agua y jabón para lavarte las manos eres privilegiado?

Casi tres mil millones de personas en el planeta, ahora mismo, no tienen como hacerlo.

 

El agua es un derecho fundamental para la preservación de la vida en todas sus formas. Considerada como un derecho humano, este valioso e indispensable recurso natural, no llega de forma segura a un gran número de personas en distintos países, sobre todo a los más pobres.

En un discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en conmemoración del II Aniversario de la creación del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, donde alertó a los cubanos que teníamos que tomar medidas para no pasar por la difícil situación de vernos sin agua. Recordó el fenómeno de sequía dado entre los años 1961 y 1962 y las necesidades de nuestro país en materia de del preciado líquido.

Entonces hoy, a Fidel debemos agradecer la proyección de acciones a través de los años para garantizar el acceso de todos los cubanos a este líquido vital. A él, debemos agradecer la creación de presas, embalses, diques. Fidel advirtió sobre una posible guerra mundial por el agua, aconsejó la importancia tremenda que tiene el agua para cualquier país y no sólo para las necesidades de la población.

El agua también es necesaria para la industria, la agricultura. Para el crecimiento de las grandes ciudades. Para mantener la higiene necesaria que se requiere para un elevado nivel de salud pública. Fidel nos enseñó que el agua es extraordinaria, pero que también se agota y de nosotros depende, en gran medida su existencia, como de ella misma depende la nuestra.

Del autor: