Voluntarios de corazón (+Fotos)

Llena de orgullo ver en las redes sociales instantáneas de jóvenes, protagonistas de diversas labores en los diferentes centros de aislamiento que funcionan en la provincia de Artemisa.

Bien lo calificó el Comandante en Jefe Fidel Castro: “Creer en los jóvenes es ver en ellos, además de entusiasmo, capacidad; además de energía, responsabilidad; además de juventud, ¡pureza, heroísmo, carácter, voluntad, amor a la Patria, fe en la Patria! ¡Amor a la Revolución, fe en la Revolución, confianza en sí mismos, convicción profunda de que la juventud puede, de que la juventud es capaz, convicción profunda de que sobre los hombros de la juventud se pueden depositar grandes tareas! (Discurso pronunciado en la clausura del congreso de la Asociación de Jóvenes Rebeldes, 4 de abril de 1962)

Capacidad, entrega, valentía y responsabilidad distingue a los voluntarios que -casi en el anonimato- constituyen un eslabón esencial en el enfrentamiento a la COVID-19. Envueltos en trajes, caretas y mascarillas llevan en sus hombros la confianza que la Revolución ha depositado en ellos.

“Todo comenzó con el llamado que realizó la Dirección Municipal de Educación de San Antonio de los Baños a los docentes, con la misión de incorporar personal de apoyo al centro de aislamiento para contactos de pacientes positivos establecido en el IPVCE Mártires de Humboldt-7”, así cuenta el maestro Yadrián Evelio González, de la Escuela Primaria Domingo Lence Novo, uno de los primeros en sumarse.

“Ante la falta de personal decidimos quedarnos durante diez días. El 19 de febrero entramos por primera vez a la llamada “zona roja” con un poco de nervios. Gracias a la colaboración de los pacientes, siempre con una palabra de aliento y esperanza, logramos cumplir todas las tareas encomendadas por el personal responsable”, recuerda.

Servicio de mensajería y desinfección de locales y superficies formó parte de la rutina diaria. “Formamos un equipo, daba gusto al final de cada jornada compartir experiencias profesionales ya que todos somos maestros, escuchar los consejos de los que llevan más tiempo en las labores docentes y a la vez hermanarnos en esta lucha que detiene el cauce normal de nuestras vidas”.

De algo si está claro Yadrián: “fue una experiencia única, si fuera necesario repetirla estamos dispuestos a enfrentarla con el mismo amor que la primera vez”.

Experiencias como estas atesora el profesor de Derecho Yuliesky Amador Echevarría, al unirse al grupo de colaboradores voluntarios en el Hospital para positivos de Coronavirus que se estableció en la sede de la Universidad de Artemisa, a consecuencia del rebrote de la enfermedad.

No era la primera vez. Ser útil y consecuente de su deber como cubano formado por la Revolución, va más allá de haber cumplido en otras ocasiones. La voluntad para volver a su centro laboral, no como profesor sino en funciones puramente humanas es lo más importante.  Surgió así su Bitácora de la virtud, esa que comparte con los lectores de nuestra web.

Bitácora de la Virtud. Pequeñas memorias de un Colaborador Voluntario

Escribir sobre la experiencia como Colaborador Voluntario resulta difícil cuando los sentimientos que nos inspiraron fueron los de ser útiles y no el reconocimiento por tal labor. Es por ello que prefiero hacerlo a través de las publicaciones compartidas en mi Perfil de Facebook desde días antes de iniciar la labor y luego de finalizarla. Sirvan estas pequeñas memorias como un agradecimiento a todos y todas por su apoyo en aquellas intensas, pero enriquecedoras jornadas.

…………………………………………………………………………………………………………………….…………………..

14 de enero de 2021: En caso de ser necesario…nos volveremos a incorporar como Colaboradores Voluntarios en los Centros de Aislamiento.

19 de enero de 2021: Hoy la mesa de trabajo luce distinta. Lo usual es que esté llena de libros y notas en papel de colores. Sin embargo, esta vez un maletín acompañado del mejor amigo desde hace un año (el nasobuco) es quien rompe la cotidianidad de sus huéspedes habituales. No sé bien el tiempo que estará allí, quizás poco, pero ya está listo. Por tercera ocasión desde abril de 2020, el Alma Mater artemiseña cambia sus funciones y se convierte en Centro de Aislamiento. También por tercera vez, mi disposición como Colaborador Voluntario.

Aunque me siento más preparado y con experiencia, el temor sigue siendo el mismo, pero las ganas de ser útil donde más nos necesiten, también ha crecido.  Hace unos meses pensé que nunca más regresaría y ya las historias de nuestro paso por estos Centros era cosa del pasado, pero hoy la realidad es otra. Vivimos el escenario más crítico desde el inicio de la Pandemia y quedarse en casa, cuando se trata de brindar nuestra ayuda, no es una opción.

Mi maletín ya listo sabe que serán 14 días en Línea Roja y luego 14 de aislamiento. Mi familia también lo sabe y ya comienza a preocuparse más de lo habitual aunque a estas alturas deberían estar acostumbrados. Mi mamá parece que no quisiera separarse un instante, como quien sabe que serán 28 días lejos de casa. Mi papá también da vueltas en silencio.

El teléfono no para de sonar y WhatsApp es un constante recibir de mensajes ultimando detalles con los Valientes de mi equipo. No lo hemos pensado dos veces y desde hace días venimos coordinando todo. Por ahora, la labor de educar y transmitir valores será en otro escenario.

Nos esperan 14 días agotadores, cargados de riesgos, pero saldremos llenos de historias y convertidos en mejores personas.

24 de enero de 2021: Las funciones de un profesor (todas y no algunas) no se encuentran escritas en ningún Manual o Resolución, se aprenden siendo profesor. Cuando te motiva la vocación y no una obligación, el arte de educar e instruir se hace más fácil aunque el escenario sea otro.

Nadie nos dijo nunca o enseñó (en los años de estudio) cómo colaborar o tratar con pacientes positivos a un virus en caso de que hiciera falta. Algo así era impensable.

Tampoco nos dijeron cómo transmitir confianza a la familia y amigos cuando las situaciones de riesgo son evidentes y no quieres que se enteren. Sin embargo, nada es obstáculo si las ganas de servir son más fuertes que la comodidad del hogar.

Colaborar en Centros de Aislamiento o en Hospitales de Positivos, es un acto de amor anónimo donde nunca se llega a conocer los rostros que cubre el traje de seguridad, pero aun así, eres feliz y sientes que estás en el lugar correcto.

Por momentos resulta triste ver tú otra casa, la Universidad, en un cambio de funciones. Por suerte, es sólo un momento, porque cada palabra de agradecimiento te reconforta e impulsa a seguir colaborando.

Pronto se cumple un año de aquella “tarde común” en que cesaron las actividades docentes en situación de normalidad y recordamos también la primera vez que llenos de miedo y con mucho desconocimiento dijimos que sí para colaborar. No será una fecha para celebrar, pero sí pata tener en cuenta que hay muchas formas de educar.

Convertirnos en mejores personas y comprender el sacrificio y altruismo de un país (pequeño, bloqueado, asediado) es una de las experiencias adquiridas. Seguir siendo buenas personas, es el reto mayor que nos queda por delante.

Colaboradores voluntarios…hay que experimentarlo !!!

 

28 de enero de 2021: Se me aprieta el pecho !!! Me siento orgulloso de la Patria y sus Jóvenes. La Zona Roja no fue limitante para rendir homenaje a Martí !!!. A 168 años de su Natalicio sus ideas siguen acompañando nuestros actos !!!.

 

 

31 de enero de 2021: Nos estamos cuidando !!! Estamos poniendo nuestro mayor esfuerzo y nuestras mejores ganas !!!. Estamos apostando por ser útiles en medio de tan compleja situación !!!

                                                                              

 

5 de febrero de 2021: Lo que nos une en la Zona Roja:

Nos unen las ganas de servir…pero una voluntad de servicio real…sin obligatoriedad ni pretensiones de reconocimiento.

Nos une Cuba…Artemisa…los deseos de que Soberana…Mambisa…Abdala…la responsabilidad toda…ganen la batalla.

Nos une la familia que espera, los amigos que nos llaman a diario, el amor…los compañeros de trabajo…el agradecimiento eterno de quienes nunca ven nuestros rostros.

Nos une el ejemplo de los que nos antecedieron en tal noble misión capaz de comprenderse sólo desde adentro.

Nos une…la necesidad de cuidarnos todos en la Zona Roja.

Nos une…la Utilidad de la Virtud.

8 de febrero de 2021: Se extrañan los días donde usar esta ropa y hablar de Zona Roja eran cosas del Cine o algún salón de hospital…Pero se vive feliz, muy feliz, de la inmensidad que van tomando los corazones cuando no hace falta el rostro descubierto para que te abracen con la mirada y vivan agradecidos de aquellos a quienes nunca llegaron a identificar.

 

 

 

 

10 de febrero de 2021: Son nuestras últimas horas en la Zona Roja del Hospital para Positivos Asintomáticos que hace menos de un mes funciona en la Universidad de Artemisa.

Lo más probable es que hayamos podido hacerlo mejor…sin embargo…dimos de nosotros todo…absolutamente todo !!!

Esfuerzo, deseos de ayudar, cansancio acumulado de días que desaparecía con las gracias !!!. Ganas de regresar a casa antecedidas por la vocación de servicio y la puesta en práctica de la definición de Patria !!!.

En unas horas pasamos de ser Colaboradores Voluntarios a Personal Aislado !!! Toca seguir cuidándonos y cumplir con todas las medidas en espera de ese PCR que nos devuelva al hogar.

No nos hemos ido aún…pero ya sabemos que regresaremos nuevamente si es necesario…!!! Son tiempos de hacer…participar…!!! Son tiempos de unirnos !!!

Gracias por la confianza depositada en cada uno de nosotros !!!.

21 de febrero de 2021: Vencimos…Así…sin más detalles que la satisfacción de haber sido útiles !!! 14 días en Zona Roja y 10 Aislados !!!. PCR Negativos !!! De vuelta a casa !!!

25 de febrero de 2021: Ahora que tengo más tiempo para escribir…mi resumen de todos esos días en Zona Roja y luego aislado:

  1. Fui porque quise, Nadie me obligó. En mi contenido como Profesor Universitario no aparece recogido.
  2. Lo hice sin recibir un pago a cambio. Fue gratis. Por eso nos llaman Colaboradores Voluntarios.
  3. Tengo fe en Soberana I, Soberana II, Mambisa, Abdala y en Cuba.
  4. Las tres anteriores.

 

……………………………………………………………………………………………………………………………………………..…………………….

Días después…5 de marzo de 2021:

  • ¿Y ustedes van a regresar de nuevo?
  • ¿Hay alguna razón para no hacerlo?

Decenas de jóvenes artemiseños estuvieron, están y regresarán a los centros de aislamiento. Vivirán horas de intensa labor, darán ánimo a los demás y se aislarán luego para comprobar que tanto cuidado fue vital para estar saludable. De esta manera, y mientras persista la pandemia podrán contar con ellos. Yadrián y Yuliesky tienen muchas razones para volver porque como sentenció el Apóstol: “Es de jóvenes triunfar”.

Del autor:

Adián Acevedo González

Periodista y Jefe de Redacción de la Emisora Radio Ariguanabo