Respetar la cultura medioambiental

Pensar en la cultura ariguanabense implica necesariamente, hacer referencia a Rubén Suárez Quidiello, un destacado pintor cubano, que en cada una de sus obras reflejó lugares emblemáticos de San Antonio de los Baños.

Se le conoce por ser la imagen de pueblo. Las casas y las calles son reproducción de imágenes pintorescas de esta ciudad conocida también como La Villa del Humor.

En las pinturas realizadas cerca del río Ariguanabo, siempre se auxilió de los sauces llorones como se muestra en cuadros que reflejan la parte conocida como “La Placita”.

La cueva del Sumidero, lugar donde desemboca el Río Ariguanabo, también derivó de los trazos del pincel de Quidiello, al igual que el parque “La Alameda”.

Precisamente, el río con sus sauces llorones hacían reflejos de San Antonio de los Baños en la obra más destacada del creador.

De ahí que la siembra de 5 sauces llorones estuvo entre las prioridades de la Fundación Ariguanabo, organización no gubernamental dedicada a fomentar la cultura en el más amplio sentido de la palabra, el sentido de protección al medio ambiente y la salvación del río Ariguanabo como símbolo natural, cultural y espiritual.

Al caminar por los alrededores de la Placita, en la céntrica avenida 41 y la calle 54, se podían observar estos sauces, que desaparecieron, con la llegada del caracol gigante africano.

Ha sido un hecho lamentable, que desconocen las autoridades del Gobierno, al parecer, pues aún no se determina quien adoptó tal decisión.

Representantes de la Fundación, por ejemplo su presidente, el Doctor Giraldo Alayón y Rolando Méndez, director del grupo musical Yawar, abogaron y organizaron acciones de higienización en las márgenes del río, ante la presencia del peligroso molusco, pero eliminar los sauces nunca estuvo entre las opciones.

Ellos representaban parte imprescindible de la historia local, un símbolo y aporte a la estética de tan céntrica zona del Ariguanabo, además, parte de un ecosistema que necesita vida.

La cultura en materia de preservación medioambiental, sigue siendo una asignatura pendiente en San Antonio de los Baños. Entender la importancia del patrimonio natural evitará echar por tierra, con decisiones equivocadas de algunos, acciones certeras de otros.

Del autor: