No más crueldad ni abandono (+Fotos y Audio)

‘’El amor por todas las criaturas vivientes, es el más noble atributo del hombre’’. Charles Darwin

‘’Ñoño era un perrito callejero, pero -a diferencia de otros- era feliz. Tenía la dicha de contar con varias personas del barrio que le ofrecían los alimentos necesarios. Un día, para su desgracia, niños insensibles y violentos arremetieron contra él con piedras. Como resultado de esta actitud repudiable, el cachorro perdió un ojo’’. Anécdotas tristes y desgarradoras me cuenta Tesabel Macías, miembro del grupo Equipo de Protección Animal, de San Antonio de los Baños, un equipo que lleva casi dos años realizando un arduo trabajo con los animales callejeros en el Ariguanabo.

Se les puede ver a cualquier hora, por todo el pueblo, rescatando o alimentando animales víctimas del maltrato o abandono por parte de sus dueños. Un trabajo que se torna aún más difícil, debido a la situación epidemiológica por la Covid-19.

Con medidas higiénico-sanitarias extremadamente rigurosas a la hora de manipularlos, pues muchos de ellos son encontrados en condiciones deplorables de salud, ellas -casi todas féminas- dedican parte de su tiempo -entre estudio o trabajo- a cuidarlos, curarlos y alimentarlos.

Afortunadamente, cuentan con la ayuda de seres humanos que los apoyan. De este grupo, nos comenta Daniela: ‘’Nosotros ayudamos al equipo de varias formas, unas veces con dinero o comida; y otras con refugio temporal hasta que alguna persona decida adoptarlo, pues a través de nuestro perfil en las redes sociales convocamos a las personas a brindarle un hogar seguro a estos animalitos rescatados de las calles.’’‘’Estamos muy agradecidas del apoyo recibido por parte de la Fundación Ariguanabo así como de los veterinarios de nuestra Villa. Además de diferentes grupos afines como: Protección Animales de la Ciudad  (PAC) Cuba, Grupo de Artemisa y Mayabeque para la Protección Animal  (GAMPA), Hope for Cuban Paws, Cubanos en Defensa de los Animales (CEDA), Servicio de rescate de animales (BAC-Habana) . Sin ellos no hubiese sido posible salvar a muchos de los animalitos rescatados’’, añade la joven organizadora del equipo.

‘’Hemos sufrido mucho, sobre todo al encontrar algún animalito que ha sido maltratado o abandonado por un ser humano’’.  Me cuenta, visiblemente triste, Talianet, otra integrante del grupo, al mostrarme algunas fotos. ‘’Pero… a partir de ahora será diferente’’ y sonríe. ‘’Al fin ya contamos con la ley por la que tanto abogamos’’, añade la joven.En efecto, con la aprobación del Decreto-Ley de Bienestar Animal  se da respuesta a las numerosas opiniones expresadas por la población sobre la necesidad de esta legislación, que tiene entre las premisas fundamentales: la toma de conciencia y el respeto a los animales, la necesidad de evitar malos tratos, abuso y crueldad sobre ellos, como seres sensibles que experimentan dolor y placer.

Las propuestas esenciales del Decreto-Ley de Bienestar Animal en Cuba van dirigidas a regular los principios, deberes, reglas y fines respecto al cuidado, la salud y la utilización de los animales para garantizar su bienestar, bajo el enfoque mundial ‘’Una Salud’’, asumiendo como bienestar animal: el estado físico y mental de un animal en relación con las condiciones en las que vive y muere.

En un capítulo dedicado a los animales de compañía, el Decreto-Ley establece las condiciones que se deben cumplir cuando están en el exterior dela vivienda, así como las obligaciones de sus propietarios para proporcionarles su bienestar, evitando el maltrato y abandono.

Es objetivo primordial del documento legal, además, potenciar en los planes de estudio de la enseñanza general y en la población, temáticas relacionadas con el cuidado, protección y bienestar de los animales, con énfasis en las nuevas generaciones a través de diferentes métodos y vías de comunicación.

Teniendo en cuenta los objetivos del documento, los más jóvenes -como los pequeños ‘maltratadores’ de Ñoño – aprenderán a respetar, cuidar y amar los animales; en tanto los adultos asumirán sus responsabilidades, ante cualquier actitud que infrinja lo establecido en el Decreto-Leyde Bienestar Animal.

Del autor: