Medio siglo de una escuela ejemplar (Parte I)

Por: M.Sc. Alejandro Batista Martínez

El 7 de enero de 1971, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz inauguró la Escuela Secundaria Básica en el Campo Ceiba 1, en la zona agrícola perteneciente a la Plan Citrícola de Ceiba del Agua.

Al acto fundacional asistieron altos dirigentes del Estado y el Gobierno, la arquitecta de la obra Josefina Rebellón y técnicos y obreros que laboraron en su construcción. Estuvieron presentes además los delegados al Séptimo Congreso de la Organización Internacional de Periodismo, que se celebraba por esos días en La Habana.

Con el incremento de las escuelas en el campo, se decidió identificarlas con nombres de personalidades o hechos históricos de relevancia nacional e internacional. Así, en septiembre de 1972, Ceiba 1 pasó a nombrarse Comandante Ernesto Guevara, siendo el primer centro del país en llevar el nombre del Guerrillero Heroico. Este modelo de institución educativa acercó la enseñanza a miles de hijos de obreros y campesinos, dando la posibilidad a cientos de madres de incorporarse al trabajo.

La escuela a la cual se aspiraba, respondía a realidades y necesidades, a concepciones acerca de la pedagogía, en las que la educación estaba impregnada de todo el contexto político y socioeconómico. Las actividades agrícolas que se desarrollaban estaban en correspondencia con las edades de los jóvenes: el cultivo de cítricos, café, piña, frutales. De esta manera se pretendía resolver la contradicción entre la pobreza del país y la aspiración a universalizar la enseñanza.

Ceiba 1 comenzó siendo Secundaria Básica, con estudiantes de séptimo a décimo grado, que era el último año de ese nivel educativo. Cuando los alumnos se graduaron, los que no se incorporaron al Destacamento Pedagógico Manuel Ascunce Domenech, le plantearon al Comandante en Jefe que querían hacer el preuniversitario en la propia institución. Se decidió entonces ir convirtiéndola paulatinamente en Instituto Preuniversitario en el Campo. En 1977 se produjo la primera graduación de estudiantes de los grados doce y trece como conclusivos del bachillerato. CONTINUARÁ…

Del autor: