La prevención como escudo

En los últimos días, Cuba experimenta una cierta estabilidad en la alta cifra de los casos positivos de COVID-19, al tiempo que muchos territorios retroceden en fases de la post pandemia.

Actitudes irresponsables e incumplimientos de las medidas de higiene y distanciamiento han motivado los nuevos contagios. Esos comportamientos, que a diario vemos en la avenida 41 de nuestra Villa del Humor, alejan el fin de la pandemia.

Las tiendas en MLC que atraen a negociantes de cualquier parte del territorio artemiseño, la farmacia, la panadería, los bancos y cajeros automáticos, junto a los demás centros comerciales, hacen de nuestra llamada calle Real  una real bomba de contagio.

El riesgo de enfermar de COVID-19 hoy está en cualquier lugar. Nadie puede dudar de la alta carga viral existente en la provincia, territorio que a pesar de no estar entre los más complicados del país, sí lleva el reporte sostenido y ascendente de positivos desde enero hasta ahora.

Esta situación puede complicarse, aún más, de seguir tan baja la percepción de riesgo, la alta irresponsabilidad para con el bienestar personal y el predominio de incumplimientos en protocolos de actuación establecidos por el Ministerio de Salud Pública en el enfrentamiento, control y prevención del SARS-CoV- 2.

Toda la provincia de Artemisa se halla en la fase epidémica de transmisión autóctona limitada y aunque se acrecienta la adopción de medidas por el Consejo de Defensa provincial y surgen nuevos decretos leyes que obligan al cumplimiento de las acciones de bioseguridad, la tasa de incidencia por causa de casos autóctonos apunta hacia descuidos, violaciones e indisciplinas.

“Es necesario ganar en responsabilidad, porque a pesar de estar en transmisión autóctona y por ello, con medidas muy específicas a cumplir, hay mucho movimiento de personas en las calles.

Por su parte los ariguanabenses y artemiseños, en general, debemos estar conscientes de la importancia de no ocultar síntomas de la enfermedad y ante cualquier signo acudir al médico, “toda infección respiratoria aguda es COVID-19 hasta que no se demuestre lo contrario”.

El sostenido aumento de casos positivos en la provincia es un bombillo rojo encendido, que alerta del riesgo que todos afrontamos, por ello solo nos corresponde imponer la prevención como escudo.

Del autor: