¿Por qué debemos ahorrar?

La realidad que vive hoy el país, en cuestiones relacionadas con el uso y gasto de la energía eléctrica, supera valores históricos correspondientes a meses de períodos vacacionales, debido  a este escenario de enfrentamiento a la COVID-19, que requiere que todos estemos en casa.

Debemos permanecer todos en el hogar, y a esta necesidad le sumamos un mayor gasto en cuanto al uso de equipos electrodomésticos. Los televisores hoy son uno de esos amigos inseparables que tenemos para estar al tanto de la programación especial del sistema informativo de la televisión cubana, las teleclases para los niños, y alguna que otra serie o película que usamos como recurso para despejar la mente ¿Cuánto gastamos, imagine usted amigo lector, los millones de cubanos en tan sólo un día?

Entonces, después nos alarmamos en el momento de pagar y solo ahí, cuando estamos entregando el dinero, es que recordamos las horas que tuvimos encendidos los ventiladores en el cuarto ¿refrescando a quién?  ¿a la cama? porque no había nadie en la habitación.

Considero que el sector residencial juega un papel fundamental en el ahorro de energía, teniendo en cuenta que representa un 58 por ciento del consumo total del país. Por lo que cada uno de nosotros, desde el Ariguanabo, podemos aportar nuestro granito de arena en esta nueva convocatoria de ahorrar para tener más.

El momento, en mi opinión, precisa cumplir con el conjunto de medidas y estrategias, para ahorrar más. La sociedad mucho puede hacer, para que estas curvas de carga desciendan y el país evite sobreconsumos, e interrupciones en el servicio en este instante de batalla inmediata contra la Covid-19.

Del autor: