La radio en la historia

Porque necesitamos más que nunca este medio de comunicación universal, humanista, portador de libertad. Porque, sin la radio el derecho a la información, a la libertad de expresión y, con ella, las libertades fundamentales, se vería debilitado, también la diversidad cultural, ya que las radios comunitarias son las voces de quienes no tiene voz.

Colmadas de fortaleza y una visión liberal, fueron las palabras de Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Mundial de la Radio. Dicha conmemoración fue adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2012, con el propósito de hacer de la radio un medio interactivo que propicie el debate para tratar distintos temas que interesan a la colectividad.

Mundialmente la radio es el medio de mayor consumo, aunque muchos criterios se inclinen hacia las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICS) como fenómeno que desplazaría a la radio, sin tener en cuenta que esta potencialidad ayuda a que tenga más presencia y se consuma en múltiples plataformas.

La radio sigue y seguirá siendo el escenario en el que todas las voces se expresen y sean escuchadas pluralismo, representación y diversidad deben caracterizarla siempre. Por eso, retomo la idea de que es el medio informativo más emblemático y dinámico, a pesar de los avances y sistemas de comunicación que surgieron en el último siglo.

LA RADIO EN EL HUNDIMIENTO DEL TITANIC

En 1912, la radio estaba prácticamente en pañales y no existía normativa internacional sobre su uso. Durante el hundimiento del Titanic la radio del barco estuvo 32 horas sin funcionar, lo cual, sin dudas, contribuyó a la tragedia vivida por sus tripulantes y pasajeros. Tuvo que ocurrir esta gran catástrofe de esta magnitud para que se implementaran las frecuencias y potencias de emisión, entre otras reglamentaciones.

LA RADIO Y LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

Según dicen, en 1917-1918 esta tecnología ya se usaba ampliamente, tanto en el campo militar como para transmitir las noticias.

Sin embargo, hay más detalles interesantes. En batallas como la de Somme de 1916 todavía se utilizaban principalmente cables, y cuando eran destruidos entonces «la telegrafía sin hilos mostraba su valía», así que se deja entrever que era algo medianamente disponible. También especifican que hacia mediados de 1917 las fuerzas británicas y francesas habían fabricado «varios cientos de equipos de onda continua (CW) con alcance de unos 11 km o más», algo decisivo en Cambrai en 1917 y en Le Hamel en 1918.

 

 

Del autor:

Yaima Malagón Franchi Alfaro

Graduada de periodismo en la Universidad de la Habana en el año 2020. Redactora y reportera de prensa  Radio Ariguanabo