Un golpe a la Pandemia…

El 24 de enero se celebra el Día Internacional de la Educación, una fecha proclamada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con el objetivo de sensibilizar a todo el planeta de la importancia de la educación para conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En realidad, la educación es la base para una sociedad justa, igualitaria y autosuficiente. Además aumenta la productividad de las personas y como consecuencia, el potencial de crecimiento económico. Hace que las personas trabajen en lo que les guste e influye directamente en la felicidad de las personas. Porque una persona realizada es feliz.

Por eso, la educación ayuda a erradicar la pobreza y el hambre, contribuye a mejorar la salud, promueve la igualdad de género y puede reducir la desigualdad. En definitiva hace sociedades mejores. Para este 2021 se propone recuperar y revitalizar la educación para la generación COVID-19.

Durante el confinamiento por la pandemia, que ha afectado al mundo entero, la educación ha sido uno de los aspectos más perjudicados, ya que millones de niños no han podido ir a la escuela, y ha supuesto la falta de escolarización para los pequeños más vulnerables, sobre todo en los países pobres y con falta de recursos. Aunque se hacen verdaderos esfuerzos por la educación, en muchos países como en Cuba ha sido difícl mantener la educación a distancia.

Los encuentros televisivos lograron no detener el pasado curso escolar y este período ya requiere nuevamente del tiempo completo por teleclases. Un momento que hace que la vinculación familia-escuela funcione mejor que nunca y se fortalezca, pues debemos los padres convertirnos en maestros para que nuestros hijos no pierdan el curso. Por su libertad y felicidad se hace necesario darle ese golpe también a la pandemia.

Del autor: