Seguir adelante

Uno de los temas más comentados tras el inicio del proceso de ordenamiento en Cuba es el de los precios. Las violaciones en cuanto a lo que está establecido y las alertas sobre algunas formas que deben seguir mejorando en este camino de grandes cambios económicos, es otro aspecto candente que inquieta a los cubanos.

El abuso de la alteración de los precios que están establecidos con el nuevo ordenamiento esta controlándose hoy, no sólo en San Antonio de los Baños, sino en todo el país. Sin embargo, como bien dijo Meisi Bolaños, Ministra de Finanzas y Precios, en el espacio televisivo de la Mesa Redonda, “es tarea de la población también llamar, y denunciar a los que no están haciendo las cosas del modo en que están indicadas”.

Conocer que el país tiene como estrategia grupos de enfrentamiento en cada municipio y en las provincias, donde se le da curso a cada denuncia con los gobiernos provinciales y municipales e incluso, algunas se solucionan directamente en el propio Ministerio.

Considero que el papel que juega hoy la población cubana en estos aciertos y desaciertos de la Tarea Ordenamiento es muy importante. Y digo muy importante, porque de cómo se gestionen estas medidas en la población, en el pueblo, dependerá entonces la magnitud que tenga dicha implementación del ordenamiento monetario y financiero y las políticas que, en materia de precios, el país se ha trazado.

Hay que reconocer que han existido incongruencias en la aprobación de algún precio, la definición de una tarifa, pero eso no ha dejado de monitorearse y se actualiza y modifica, de acuerdo a las metodologías de formación de los precios.

Lo mismo ocurre en la actividad empresarial, la actividad presupuestada, el comercio minorista. Urge autogestionar y tratar de avanzar, porque, como también dijo Meisi Bolaños: hay que seguir trabajando, ajustando e implementando. Lo importante es que cada organismo, administración, gobierno provincial y entidad, jueguen su rol en este ordenamiento, para trabajar en función del avance de nuestra economía y de nuestra sociedad”.

Del autor: