¿Preocupación u ocupación?

San Antonio de los Baños reporta 420 personas contactos de pacientes positivos a la COVID-19. Es una cifra alarmante que dispara comentarios ¿qué hacen las autoridades? No veo disciplina alguna… muchas personas en las calles…

Esta preocupación existe diariamente entre los ariguanabenses. Sin embargo, esto no se trata de preocupación, sino de ocupación. Así lo considero.

Organizaciones de masas y estudiantes de medicina continúan visitando casas. Este es el pesquisaje activo. Existe además un Puesto de Mando que atiende las llamadas ante posibles casos. Recordemos que en la fase autóctona limitada continúan los servicios con algunas restricciones: no se asiste a la escuela, se reciben las clases por el Canal Educativo, la comida que se compra en los restaurantes es sólo para llevar.

Las medidas están establecidas. Son las personas, y no el Gobierno, las máximas responsables de cuidarse y cuidar a los otros. No hacer visitas, aislarnos si tenemos en casa algún viajero del exterior, ser consecuentes y explicar cómo nos sentimos cuando pasa el médico o la enfermera por casa y preguntar por nuestro estado. Pero, en caso que no vaya nadie, acercarnos a la Dirección de Salud y exponer nuestra preocupación.

La Federación de Mujeres Cubanas (FMC) cuenta con un Puesto de Mando al que se puede llamar o asistir. La Central de Trabajadores de Cuba (CTC) desde los centros intercambian con los trabajadores, y está orientado que bajo ningún concepto un trabajador puede estar en su centro laboral con síntomas respiratorios. Tenemos en el barrio al presidente de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) o al delegado, quien nos puede aclarar cualquier duda.

Miremos hacia dentro y analicemos, si realmente nos preocupamos o nos ocupamos.

He visto niños en la calle con sus padres. Otros, jugando en la misma cuadra, fuera de casa y muchas veces sin mascarilla. De este modo, tiramos por la borda el trabajo de los estudiantes de medicina que, además de prepararse para los exámenes, realizan mediante las pesquisas activas el rastreo de posibles casos. También ignoramos la labor incansable de nuestros científicos y médicos que día a día luchan contra este virus. Creo que a veces no respetamos esa labor.

La situación actual de San Antonio de los Baños es responsabilidad de cada persona. No pretendamos justificar las colas. Sabemos qué medidas tomar. El distanciamiento es la principal para evitar el contagio.

Tengamos juicio y pensemos en el pequeño de la familia, la embarazada, el abuelito que está solo o con los demás miembros de casa. Pensemos en el diabético, en el hipertenso, en la vecina que padece cáncer o el compañero que recibe diálisis.

Piense en usted y batalle a favor de todos ellos. De esta manera,  entonces, no se está preocupando, se está ocupando.

Del autor: