Autocuidarnos es la clave

La fase de Transmisión Autóctona Limitada ha llegado a San Antonio de los Baños. A partir de esta situación se aplica una serie de medidas específicas.

Van desde el cuidado ante la higiene y la prevención, así como para el sector de Educación, Transporte y la actividad económica.

Pero sepa usted amigo lector que, aunque en estos momentos en nuestro Ariguanabo se aplican medidas restrictivas, la mayor responsabilidad radica en el actuar consciente de la población. Las redes sociales, la programación radial y televisiva son portavoces de todas estas nuevas regulaciones.

El Consejo de Defensa Municipal, en conjunto con otros factores, buscan la forma de controlar y disminuir el contagio entre los pobladores de San Antonio de los Baños. Sin embargo, considero que mucho nos queda por hacer a cada uno de los ciudadanos que vivimos en el municipio.

Si se suspenden las clases presenciales, si cerraron las escuelas y se garantizan las clases a través de la programación televisiva definida por el Ministerio de Educación ¿qué hacen más de cinco niños jugando sin nasobuco en la cuadra? Corriendo, abrazándose, sin respetar medidas de distanciamiento, sin protección ninguna. Los niños, al igual que los ancianos, las embarazadas y todas las personas vulnerables deben permanecer en casa. Y pregunto ¿quién es el responsable?

Si el vendedor tiene el nasobuco mal colocado, si toma el dulce con las manos y no con una pinza, es responsabilidad suya no comprar nada de lo que le oferta y buscar a las personas competentes para que tomen  medidas con él.

Qué decir de las colas como la de la panadería de la avenida 41 (calle Real). De igual forma sucede con las personas que se encuentran conviviendo con contactos de casos positivos y no toman medidas en el hogar, y después es la familia completa la que paga las consecuencias.

El viajero que llega y no respeta protocolos, visita a todos los colegas, a los amigos del barrio, sin esperar el resultado del segundo PCR, y entonces sólo después lamenta haber besado y cargado a las gemelas de tan sólo tres meses de nacidas que tiene su mejor amigo. Entonces, estará de acuerdo conmigo amigo lector, cuando le digo que en la mayoría de los casos, somos únicamente nosotros mismos los responsables del bienestar de nuestra salud.

Del autor: