Luces y sombras para el deporte en 2020

Para el deporte, el 2020 fue un año atípico. ¿El culpable?, el nuevo coronavirus que causó restricciones y medidas sanitarias que han hecho cancelar, posponer o realizar de manera virtual muchas competiciones y readecuar preparaciones y calendarios.

Muchos atletas se vieron afectados por esta situación. Algunos tenían en sus planes terminar sus carreras con los Juegos Olímpicos de Tokio, ahora pospuestos para el verano de 2021. Objetivo que muchos tuvieron que cambiar y algunos otros vivir la triste realidad de que su paso por el deporte simplemente había concluido, pues su cuerpo o la edad en algunos casos, no les permitiría aguantar otros 365 días.

En nuestro país, como en todo el planeta, se cancelaron eventos de todo tipo y a todos los niveles, desde torneos nacionales hasta municipales. La finalidad, en esos momentos como ahora, era preservar la salud.

Algunas disciplinas como el taekwondo o el ajedrez aprovecharon la adversidad para abrirse paso en el nuevo mundo de los eventos virtuales, modalidad que llegó para quedarse.

La pandemia de la Covid-19 nos impuso a todos una nueva normalidad. La vida dejó de ser la que era para convertirse en un nuevo escenario antes desconocido. El deporte de hoy se efectúa sin público en los estadios, y con estrictos protocolos sanitarios. La gran expectativa está puesta sobre la fiesta de los cinco aros en Japón, donde se espera puedan animar desde las gradas, al menos la mitad del aforo de personas.

El 2020 fue un año complicado, que sin dudas no olvidaremos, pero sobre todo recordaremos, con orgullo, la fortaleza con la cual nos logramos sobreponer a esta pandemia.

Del autor: