Tarea Ordenamiento en el Ariguanabo

Mucho antes del primero de enero, el alza de los precios se hacía notar en muchos establecimientos particulares, en los precios de alimentos, de bebidas enlatadas, de peluquería, juguetes y cuanto producto se ofertara a la población. Poco a poco, los vendedores se apropiaron de la idea de “subir” los precios, porque subirían los salarios. 

Llega el nuevo año, y con él, la Tarea Ordenamiento Monetario y Cambiario implementada en el país. Una serie de transformaciones se anunciaron a la población como el incremento salarial, de las tarifas eléctricas, cambios en los precios de los servicios telefónicos, el transporte público, los productos agrícolas, la canasta básica…

Algunos, aún no gozan de la aceptación de los ariguanabenses, y habrá que esperar al primer salario para ajustarse a los gastos, y adecuar el bolsillo a los nuevos precios…. precios establecidos a nivel de país, no los otros, que multiplican los cuentapropistas, teniendo en cuenta el desabastecimiento de los últimos meses producto de la pandemia del Coronavirus.

En este punto el reclamo del pueblo deberá centrarse en que hacen los inspectores y otras personas responsables del tema para revertir esta situación.

¿Como pueblo qué responsabilidad debemos asumir?

La tarea Ordenamiento nos compete a todos y para que todos salgamos beneficiados urge dejar a un lado las manifestaciones de individualismo para nada compatibles con nuestra sociedad. Hay que reclamar si en la bodega recibes una libra de menos, o el arroz de 7 pesos te lo cobran a 8. Hay que reclamar si el precio del pasaje en la guagua no se corresponde con el listado oficial. Hay que reclamar el vuelto adecuado, porque cada peso cuenta, y es nuestro derecho denunciar a quienes intenten lucrar a expensas suyas.

Estos cambios económicos, requieren también de cambios de mentalidad. Se llama al ahorro energético, a la eficiencia en el trabajo, a pensar en beneficios sin negativismos y a ser parte del proceso, acostumbrándonos a los nuevos tiempos que se avecinan.

Del autor: