María Julia es especial (+Audio)

Hay personas que nacen con el corazón dispuesto para ayudar a otros. Para sacar la belleza escondida de cada alma. Para endulzar las sonrisas y para educar en las circunstancias más difíciles.

Y cuando escribo estas pablaras lo hago pensando en ella. Una amiga que me enseñó a ver más allá de los ojos, a entender que el cariño puede venir hasta en un pellizco, o un apretón de manos.

Que no necesariamente un niño debe articular bien las pablaras para declamar un poema. Ella me enseñó que el Principito tenía razón cuando aseguraba que ‘’lo esencial es invisible a los ojos’’.

Caracterizo con mi texto a una hija, una madre, una abuela y una maestra. Es mi amiga María Julia, la profe de la Escuela Especial 17 de Abril, que abrió sus manos par abrazar a niños con necesidades educativas especiales. La profe que hoy, con un huerto escolar, sana las heridas más profundas de estos pioneros.

Le invito a escuchar las experiencias de esta maestra en el siguiente audio.

Del autor: