Alza de precios en el Ariguanabo

Comprar en estos días finales del 2020 se torna complejo. Así es. Usted lo sabrá bien. La crisis económica mundial provocada por la COVID-19, el recrudecimiento del bloqueo y la imposibilidad de viajar, reduce la oferta de productos básicos y otros no tan básicos, pero también necesarios para la población.

Ello sumado a un desabastecimiento en las tiendas en cuc, y la poca variedad de viandas, hortalizas en los mercados agropecuarios estatales, la plaga que afectó el cultivo del frijol en el territorio ariguanabense, las intensas lluvias que atrasaron cosechas… dan lugar a una situación desfavorable.

Culmina el año y aún no se aplican las transformaciones en la economía cubana, ni las reformas salariales, pero ¿qué sucede? Poco a poco, sutilmente, como si no lo notáramos, los vendedores han encarecido sus productos. Ahora un cake de 75 pesos cuesta 100; un panqué de 2 pesos cuesta 3; un pan con hamburguesa, que costaba 12, ahora vale 17; y puedes llegar a encontrar pizzas hasta de 20 y 25 pesos en moneda nacional.

¿Y qué decir de los productos que se revenden? Las maltas, cervezas, refrescos enlatados, galletas, detergente, jugos, puré de tomate. Todo ello se observa hoy a precios más altos que hace unos meses. Les reclamas y te dicen: “Es que todo ha subido, mi cielo”.

Todo ha subido, porque se ha permitido que suba… Existen precios topados para todo. Los establecimientos de trabajo por cuenta propia se hacen los de la vista gorda, y falta un accionar más constante por parte de los inspectores.

Por otra parte, el Consejo de la Administración de San Antonio de los Baños aprobó los precios de los productos agropecuarios para los trabajadores que ejercen las actividades de vendedores de productos agrícolas en puntos de venta y quioscos, vendedores mayoristas y minoristas y carretilleros.

Ahora bien, de nada servirá esta medida si el cliente no denuncia o exige su derecho de reclamar un precio adulterado, en uno de estos puntos de venta por cuenta propia.

La ley se exige desde la base, y se hace cumplir si todos se lo proponen.

Si seguimos pagando lo que pidan, seguiremos permitiendo el descontrol de esos que solo buscan beneficio personal y agrandar su bolsillo aprovechando la necesidad del resto.

Del autor: