No subestime al Aedes

San Antonio de los Baños ha presentado un elevado índice de infestación por el vector Aedes Aegypti. Las condiciones climatológicas son favorables por las lluvias y las temperaturas, pero la mayor parte de los focos del mosquito no se encuentran en las calles, ni en las grandes acumulaciones de agua provocadas por salideros.

Al contrario… se observan en los depósitos de agua de las viviendas, ya que la población acumula en reservas este líquido vital, para evitar su escasez en caso de problemas con el abasto en el municipio.

Se mantiene la vigilancia por parte de los inspectores de la Campaña Antivectorial, que realizan visitas sistemáticas a las viviendas, tanto de zonas rurales como urbanas. Además, controles de focos, con la correspondiente fumigación o tratamiento adulticida, en la vivienda correspondiente y las de sus alrededores.

Es importante recordar que el autofocal es la vía más segura que tenemos para eliminar los focos del Aedes, así como acumular el abate en los depósitos, mantener las tanquetas, tanques elevados, cubos o cualquier recipiente con agua debidamente tapados.

Por otra parte, luego de las lluvias, se acumula el agua en las bolsas de nylon tendidas en los patios, bebederos de animales, gomas de carros olvidadas en un rincón, y otras superficies con hendiduras ideales para el hábitat del mosquito.

Con una frecuencia al menos semanal, dedíquele tiempo a estos depósitos. No olvide que es suya la mayor responsabilidad de preservar la salud individual y de su familia.

Una vez con síntomas de fiebre o rash cutáneo, malestar general, visite al médico pues puede tratarse del Dengue.

Además, un consejo, el país dispone de los recursos, a pesar del déficit de combustible, para la fumigación en caso de focos del mosquito. Si su vivienda es fumigada, permanezca fuera de ella, y ciérrela por 45 minutos. De lo contrario, no surtirá el efecto deseado.

Son detalles a tener en cuenta en la actualidad, donde el Dengue ha pasado a un segundo plano por la mayor prevalencia de la COVID-19, pero no debe subestimarse su efecto negativo en nuestra salud.

Del autor: