Respeto=Tolerancia

Respeto y tolerancia son dos de los valores más importantes para la convivencia social y humana. El respeto hacia alguien significa reconocer al otro como una persona válida en la posición que está: de madre, padre, pareja, compañeros de trabajo o amigos.

El mundo actualmente se encuentra en conflicto. Palabras como xenofobia, discriminación, homofobia, aparecen en los titulares de los periódicos a diario. La humanidad parece haberse vuelto más intolerante, rechazando al que es diferente, sin darse cuenta de que cada individuo en el mundo es, por definición, diferente.

Nuestros cuerpos tienen unas características que los pueden volver especialmente hábiles para alguna actividad y torpes para otras. Es más, cada ser humano aprende de forma diferente, porque su proceso cognitivo es muy distinto al otro. Ser diferente no es malo. Realmente malo son los prejuicios que se crean alrededor de aquellas personas que realizan acciones que no conocemos o entendemos. Bien sea por creencias religiosas, culturales o de género.

Una de las primeras cosas de las que una sociedad debe preocuparse, si pretende que la tolerancia se instaure en su comunidad, es educar en valores. La educación es el arma más poderosa que tienen los Estados para conseguir que sus ciudadanos sean tolerantes y respeten los derechos y las libertades fundamentales de los otros.

Desde que se es pequeño, se debe aprender a compartir, a escuchar y a respetar a los demás. Cualquier niño debe interiorizar estos derechos como algo inalienable de la persona y nunca debe sentirse superior a otro, para que en su vida adulta luche por que todo el mundo tenga las mismas oportunidades y no ser rechazado por su raza, sexo, religión.

Del autor: