Neumonía: una enfermedad que se oculta

En Cuba, a pesar de todos los logros obtenidos en el campo de la salud, las neumonías en su totalidad ocupan la quinta causa de muerte, y la primera entre las enfermedades infecciosas.

Las tasas han oscilado entre los 30 y 45 fallecidos por cada 100 000 habitantes anualmente, en los últimos 30 años.

En conversación con Yusnelys Alfaro Batista, vice-directora de Higiene en San Antonio de los Baños, conocimos más sobre esta infección.

¿Qué es la neumonía?

Es una enfermedad que puede dar varias sintomatologías: fiebre, dolor en los costados, vómitos en ocasiones en los niños, tos con expectoración.

¿Cuáles son las acciones preventivas que se realizan en San Antonio de los Baños, para minimizar la enfermedad?

Una de las más importantes es que se cumpla correctamente el esquema de la vacunación en los lactantes, además de la lactancia materna como prevención a las enfermedades respiratorias agudas. También tenemos la campaña de vacunación antigripal que hoy se lleva a cabo en el municipio. Hacemos énfasis en  el no hábito de fumar, el hacinamiento y el chequeo preventivo desde los Consultorios del Médico de la familia.

¿Qué papel juegan los promotores de salud en este caso?

Si, es valioso el trabajo que realizan. Ellos, mediante charlas educativas en los centros estudiantiles y laborales, explican la importancia del cuidado de la salud, los síntomas de la neumonía, qué hacer en esos casos y el tratamiento oportuno que se debe llevar.

San Antonio de los Baños históricamente se caracteriza por una alta incidencia de la enfermedad, teniendo en cuenta que es un territorio con peculiaridades climatológicas.

Es cierto, pero en estos momentos el municipio está -según los canales endémicos- en seguridad; es decir, no tenemos alta incidencia de enfermedades respiratorias ni de neumonía, que generalmente es una complicación de estas enfermedades.

Para prevenirla es importante acudir al médico, en cuanto tenemos las primeras sintomatologías respiratorias; por ejemplo, un catarro común o una sinusitis pueden desencadenar, a largo plazo y por un mal seguimiento clínico, una neumonía.

Del autor: