Fidel y la solidaridad         

Durante el proceso de formación de la nacionalidad cubana se fue forjando un espíritu de ayuda a los pueblos subyugados por las potencias imperiales de la época.

Decenas de cubanos se incorporaron como combatientes internacionalistas al ejército libertador de Simón Bolívar, en la campaña bélica para expulsar al colonialismo español de las tierras de Nuestra América.

A lo largo de nuestra historia la solidaridad ha marcado cada acción en ámbitos como la Educación, la Salud Pública, el Deporte, la Cultura, y desde el punto de vista militar, científico o energético.

Fidel Castro, líder indiscutible de la Revolución, abogó en vida por este apoyo a otros pueblos, poniendo en alto el nombre de los cubanos internacionalistas en todas las latitudes.

Con la creación del Contingente Internacional “Henry Reeve” por ejemplo, Fidel llevó el apoyo de los profesionales de la salud a sitios invadidos por epidemias; contra el cólera en Haití, el ébola en Africa, contra secuelas de desastres naturales y recientemente, el coronavirus.

Con su amplia visión de futuro, demostró el altruismo de los cubanos, su profesionalidad, respeto, pasión y talento en países, incluso capitalistas y desarrollados. Así, llegó Cuba a Pakistán, Indonesia, México, Italia, Ecuador, Perú, Chile y Venezuela, entre otros.

Fue precisamente Fidel quien logró elevar a su máxima expresión el espíritu internacionalista y solidario del pueblo cubano. Lo expresó en su alegato “La Historia me absolverá” en 1953: “La política cubana en América sería de estrecha solidaridad con los pueblos democráticos del continente que encontrarían en la Patria de Martí, no como hoy, persecución, hambre y traición, sino asilo generoso, hermandad y pan”.

Desde el triunfo revolucionario se han desarrollado 600 mil misiones internacionalistas en 164 naciones, en las que han participado más de 400 mil trabajadores de la salud, que en no pocos casos han cumplido esta tarea en más de una ocasión.

Recordar a Fidel desde su pensamiento y práctica consecuente, es el mejor homenaje de los cubanos luego de su partida física. Reafirmó el carácter internacionalista y solidario de la Revolución Cubana, que hoy tiene total vigencia.

Del autor: