Me encanta ser maestra 

En la escuela Alejandro González Brito  de San Antonio de los Baños  vuelven a escucharse las risas y conversaciones de los escolares. En una de las aulas de  sexto grado,  la maestra recién graduada Kensy Carbonell Juvier espera a sus alumnos,  mientras comenta por qué se decidió por esa profesión: “ Siempre me gustó. Admiraba mucho a mis maestras cuando me daban clases, siempre quise ser como ellas y enseñar a los niños. Me gustaba la manera en que concebían sus clases y me decidí por el magisterio”

Para la joven maestra, el examen de graduación como docente resultó todo un reto: “Cuando expuse la clase final yo no me sentía preparada psicológicamente, sin embargo, cuando todo el mundo comenzó a mirarme  como felicitándome, me sentí muy plena.  Al final lo hice muy  bien.  Saqué el máximo de los puntos y eso me hizo sentir muy orgullosa.”

Sonriente,   la joven comenta las primeras experiencias de la vida laboral: ”Es un poco difícil,  porque ahora tenemos que redoblar la vigilancia y   la protección,  pero es bonito. Enseño a mis alumnos a cuidar  sobre la salud. Tengo  mucho cuidado para que los niños no toquen  superficies  que pudieran estar infectadas. Ellos se portan bastante bien, saben protegerse y tomar las medidas necesarias.”

Se escucha el sonido del timbre  y Kensy  se despide: ”Si tuviera que escoger nuevamente volvería a ser maestra, me encanta esta profesión.”

Del autor:

Janet Pérez Rodríguez

Máster en Ciencias de la Educación. Redactora y reportera de prensa de la emisora Radio Ariguanabo de San Antonio de los Baños