El ahorro tras el cambio de horario en Cuba: una prioridad

San Antonio de los Baños, Artemisa, Cuba.- Este primero de noviembre Cuba regresó al horario normal. A la una de la madrugada los ariguanabenses, junto a todos los cubanos, atrasaron una hora a los relojes. De esta manera el país coincide en estos momentos con el horario de las naciones del hemisferio norte.

Los motivos de esta modificación, que se impulsó por primera vez en España en 1918, responden al ahorro energético y al mejor aprovechamiento de la luz. Estrategia que la Comisión Europea reflexiona sobre ponerle fin en este 2021 y que cada nación decida por cuál horario optar.

El cambio de horario implica un aumento del consumo eléctrico nacional. Ello se debe a que dispondremos de menos tiempo de luz solar y con ello aumentará la necesidad de incrementar la luz artificial con mayor énfasis en el tercer horario pico del día (entre 5 de la tarde y 9 de la noche), en el cual además se consume en la cocción de los alimentos.

En consecuencia, la Oficina Nacional para el Control al Uso Racional de la Energía llama a fomentar el ahorro como una práctica de vida en hogares y centros de trabajo. Encender sólo las luces y equipos necesarios, así como desplazar las actividades del hogar fuera del horario pico, sean parte de la cotidianidad de todos.

 

Del autor: